Alimentos para cocinar en junio
Gastronomía consciente
Virginia García
Chef vegana
Virginia García

De temporada

10 ideas para cocinar con los alimentos de junio

Comer de temporada nos reta para ser más creativos, contamina menos y abarata el coste de nuestra compra. No te quedes sin ideas, te proponemos 10.

En junio tenemos muchas verduras, hortalizas y frutas de temporada muy interesantes y útiles para hacer platos frescos que nos ayuden a combatir el calor y nos ayuden a hidratarnos. Hoy voy a hablar de algunas de estas verduras, que son super versátiles y que deberíamos tener, siempre que sea temporada, en la nevera.

Calabacín

En primavera, verano y otoño tenemos calabacines de temporada, tanto verdes como blancos, largos y redondos. Aunque estén disponibles todo el año en supermercados, ahora es su mejor época.

  • El calabacín se puede comer crudo, por ejemplo en forma de espaguetis vegetales, que puedes hacer con un espiralizador de verduras o con un cortador en juliana. No necesitan cocción.
  • El calabacín también se puede encurtir, como el pepino y el pepinillo, y macerar con aliños para hacer, por ejemplo, calabacín en vinagre (igual que los boquerones en vinagre pero usando calabacín en tiras).

Es una hortaliza super versátil que nos arregla rápidamente cualquier plato. Puedes cortarlo en dados y saltearlo, puedes asarlo entero o a trozos, cortarlo finito y usarlo para pizzas, empanadas, tartas de verduras y lasañas, puedes hervirlo con otros ingredientes para hacer cremas vegetales (frías o calientes), etc.

El calabacín dura bastante tiempo en casa. Al comprarlo elige los calabacines que estén prietos y se noten pesados, preferiblemente sin golpes ni manchas. En la nevera te pueden durar hasta 1 semana, aunque con todos los usos que tienen lo normal es que hayas acabado con ellos mucho antes.

Pepino

Los pepinos están de temporada todo el verano. Es una hortaliza muy fresca que a veces solo usamos para ensaladas, pero que en realidad tiene muchos más usos.

  • Puedes hacer sopas y cremas frías con pepino igual que hacemos gazpacho, solo tienes que incorporarlo al batir el resto de ingredientes. Para hacer una crema fría muy rápida solo necesitas pepino y leche de coco. Bátelo todo junto y añade sal, agua y un chorrito de limón.
  • Con pepino se pueden hacer salsas y dips impresionantes, como tzatziki, mast o khiar, dip de ajo y pepino, vinagreta de pepino, etc.
  • El pepino también se puede espiralizar para hacerlo espaguetis vegetales, aunque su interior es un poco más delicado que el del calabacín (nos saldrán más cortos, pero sirven perfectamente).

Si el pepino te resulta amargo o demasiado astringente, pélalo, córtalo como quieras usarlo y antes de incorporarlo al resto de ingredientes déjalo reposar en un bol con sal, vinagre y agua justa para cubrirlo, durante al menos media hora. Después escúrrelo y lávalo.

Berenjena

Las hay grandes, pequeñas, largas, redondas, alargadas, moradas casi negras, rayadas, blancas… el verano es su época y podemos aprovecharlas de muchas formas.

Elige las berenjenas que se noten más pesadas, que son las que tendrán más carne usable.

  • Puedes asar las berenjenas al horno, a la parrilla o a la sartén a fuego lento, tapadas, dándoles la vuelta de vez en cuando. De esta forma nos queda una berenjena muy cremosa y tierna que podemos incorporar rápidamente a cualquier plato, sea un salteado, un sofrito, un guiso de legumbres, una ensalada o un plato de pasta.
  • Las berenjenas cortadas en rodajitas finas o en tiras también sirven para hacer rollitos, quiches, lasañas, pizzas y casi cualquier plato que se te ocurra.
  • Se pueden hacer al vapor, salteadas, asadas, a la plancha, fritas… Si las vas a usar en una preparación con bastante aceite pero no quieres que lo absorba todo, hazlas primero al vapor.

La berenjena también puede amargar en ocasiones y según la variedad. Las grandes moradas tienden a amargar un poco más. Para evitarlo, corta las berenjenas como las necesites para lo que vayas a preparar, pero antes de eso déjalas en remojo media hora con abundante agua con sal y, opcionalmente, un chorrito de vinagre. Después escúrrelas, lávalas y úsalas.

Pimiento

En verano podemos encontrar todo tipo de variedades de pimientos, y podemos aprovechar para aprender un montón de recetas con ellos, hacer batch cooking y tener siempre a mano un ingrediente muy gustoso.

  • El pimiento se puede comer crudo. Es especialmente agradable en ensaladas y como snack junto con hummus (utiliza palitos de pimiento para comerlo).
  • Es uno de los ingredientes del gazpacho y el protagonista de excelentes patés, dips y cremas como la muhammara, ajvar, zacusca, chutneys variados, etc.
  • Con pimientos hacemos pisto, una de las recetas más fáciles y versátiles que después podemos usar para otros platos (pasta, guisos, bocadillos y sándwiches, etc).
  • Se pueden asar y conservar en aceite de oliva, o rellenar y asar, usar en pizzas, quiches, empanadas, salteados…

Los pimientos no duran tanto como otras verduras y hortalizas. Guárdalos en la nevera para evitar que se arruguen con el calor.

Lechuga

El verano es buen tiempo de lechugas. Aprovecha para probar otras variedades que no sean la romana y la iceberg. Por ejemplo las de hoja de roble o las de hoja rizada, que tienen sabores más intensos y textura muy crujiente.

La lechuga en general la usamos como comodín para todo lo que no sean ensaladas: poner un poquito como guarnición, un poquito para un sándwich o bocadillo, etc. Es mucho mejor consumirla fresca que intentar cocinarla, ya que se mustia muy rápido si le aplicamos calor y puede resultar en una textura desagradable.

Lo que sí se puede hacer es marcarla a la parrilla. Para ello necesitas corazones de lechuga que estén bien prietos.

Déjalos en agua muy fría hasta que los vayas a hacer. Cuando esté bien caliente la parrilla, córtalos por la mitad a lo largo, pincela con aceite de oliva, espolvorea con sal y apriétalos unos 15 segundos en la parrilla o grill, lo justo para marcarlos. Sácalos y pruébalos. El contraste es genial y quedan muy sabrosos.

  • Con las hojas de lechuga puedes hacer rollitos de verduras o tipo sushi, cambiando el alga nori por lechuga. También te sirve como base para servir un cuscús fresco, una ensaladilla u otros platos veraniegos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?