Frente al coronavirus

Podcast: meditación para aumentar la resiliencia

La situación producida por el COVID-19 ha condicionado nuestras vidas pero no podemos hacer nada para evitarlo. Si logramos aceptarlo, adaptarnos a la situación y aumentar nuestra resiliencia, lograremos mayor felicidad.

Medita conmigo

BLOG

Lidia González Alija

Con la situación producida por el COVID-19, puede que muchas ámbitos de nuestra vida hayan cambiado de una forma u otra. La constante transformación es parte de la naturaleza de la vida y del universo, por lo que luchar contra ello es una de las principales fuentes de sufrimiento. Todo lo que somos y lo que nos rodea está en constante cambio. Aceptarlo aumenta nuestra resiliencia y, por tanto, nuestra felicidad.

Por qué cultivar la resiliencia

“Todo lo bueno se acaba” decimos muchas veces. Sí, naturalmente, y también lo malo. Todo está inevitablemente en continuo proceso de transitoriedad e impermanencia, y eso en realidad, es parte de la maravilla de la vida. Nuestra actitud de apego o rechazo hacia ello es lo que hace que ciertas situaciones se conviertan en un castigo y nos sintamos víctimas de ellas.

¿Qué pasaría si disfrutáramos de todas las experiencias, internas o externas, de la misma manera? Sin juzgarlas como buenas o malas, como placenteras o desagradables, sino simplemente aceptándolas tal y como se presentan como parte de nuestra experiencia humana.

Cuando vivimos recibiendo con apertura lo que ocurre mientras está presente, y soltándolo con la misma apertura cuando se transforma, estamos en un estado de ecuanimidad que nos mantiene imperturbables y en equilibrio, independientemente de las circunstancias. Desde este lugar, nuestra capacidad de resiliencia es ilimitada.

Artículo relacionado

podcast_meditación

Meditación para liberarte de tus pensamientos negativos por la pandemia

Cómo meditar para aceptar la impermanencia

  • Siéntate con los ojos cerrados y la espalda erguida.
  • Date cuenta de tu respiración, observando las sensaciones que te produce el flujo
  • del aire.
  • Hazte consciente de tu cuerpo y de las sensaciones presentes en él. Observa cómo
  • cambian constantemente.
  • Observa también si hay alguna interpretación de tu mente en relación a las sensaciones que sientes (placenteras, desagradables...).
  • Toma la posición de espectador en relación a esas sensaciones, como si estuvieran fuera de ti. Observa con curiosidad como vienen y se van, sin crear apego o rechazo y sin reaccionar o responder a ellas.
  • Haz un escáner de tu cuerpo desde la parte alta de tu cabeza hasta tus pies, notando las sensaciones presentes en cada parte y su movimiento y cambio, dejándolas venir e irse.
  • Mírate desde fuera como un ser en constante cambio. Aprecia tu capacidad de ser diferente a cada segundo.
  • Percibe también ese flujo y cambio constante en lo que te rodea: sonidos, situaciones, tiempo, estaciones, personas, etc.
  • Encuentra paz al observar el flujo natural de cambio de todo lo que existe.
  • Poco a poco respira más profundamente, comienza a moverte con suavidad y abre tus ojos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?