La familia que eliges

Amigas para siempre

Una amiga es aquella que entiende que hay cosas que no tienen que ver con ella. Que te dice aquello que sabes y no quieres decirte a ti misma. Pero nunca te dice: "te lo dije". Porque una amiga no quiere tener la razón. Una amiga quiere que seas feliz.

La amistad es un hueco de ti en otra persona.

Es una elección fuera de la familia impuesta.

Es de las primeras cosas tuyas.

En las que nadie más tiene nada que ver.

Artículo relacionado

amistad-exigencias

Amistad sin exigencias

Todas esas horas reconociéndote y reafirmándote.

Sintiéndote menos sola e insegura porque alguien te entiende.

La amistad es la confirmación de que pueden quererte por lo que eres.

Que se puede crecer junto a alguien.

Porque una amiga es alguien que, ante todo, nunca te juzga.

Que no te dice que eres una suelta por acostarte con alguien.

Ni una reprimida por no hacerlo.

Una amiga que no se alegra por tus alegrías no es una amiga.

Es alguien que no te quiere bien.

Que no te hace bien.

Por mucho que haya pasado años a tu lado.

Por eso hay que saber abandonar las amistades tóxicas.

Artículo relacionado

Amigos tóxicos

Necesitamos liberarnos de las amistades tóxicas

Aquellas que se han ido pudriendo y que ahora apestan y solo se mantienen por la costumbre y la rutina.

Porque la amistad ha de ser voluntaria.

Ha de nacer y brotar por las ganas de compartir.

Y sin embargo la amistad es un lugar sumamente difícil.

Porque estamos cambiando constantemente.

Porque nunca somos las mismas.

Por eso la amistad es un ejercicio constante de adaptación.

Sobreviven las amistades que más respeto muestran al cambio de la otra persona.

Una amiga es aquella que entiende que hay cosas que no tienen que ver con ella.

Que te escucha pero también pide su lugar para hablar.

Artículo relacionado

Como hacer amigos

5 reglas de oro para construir relaciones sólidas

Que te dice aquello que sabes y no quieres decirte a ti misma.

Pero nunca te dice: "te lo dije".

Porque una amiga no quiere tener la razón.

Una amiga quiere que seas feliz.

Sea lo que sea eso.

Y que cuando la cagas y vuelves llorando y maldiciéndote.

Está ahí, en silencio o con una canción tonta de fondo.

Ahí.

Como ese territorio en el que esconderte.

Hasta que vuelvas a ser tu misma.

Y ese es el único para siempre.

Que merece de verdad la pena.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?