Escapar

Deja de hacer cosas para evadir tus sentimientos

Podemos evadirnos en tantas y tantas cosas. Que lo difícil es no hacerlo. Lo difícil es quedarse quieto para escucharnos a nosotros mismos. Podemos intentar escondernos. Pero el día siempre nos encuentra. Y lo único que nos queda es aceptarlo.

No podemos huir de las personas que somos.
De nuestras historias.
Podemos intentarlo en vano.
Escapar sin rumbo.

En un vaso de ginebra.
En un orgasmo tras otro y tras otro.
En el deporte excesivo.

En el control de la comida y de nuestro cuerpo.
En el trabajo a todas horas.
En el enamoramiento.
En una serie tras otra y tras otra.

Podemos evadirnos en tantas y tantas cosas.
Que lo difícil es no hacerlo.
Lo difícil es quedarse quieto para escucharnos a nosotros mismos.

Porque a dónde vamos a ir.
Si nos sabemos lo que queremos.
No podemos huir.

Artículo relacionado

Roy-galan-fuerte

"Es buen momento para pensar qué hacer con lo que tenemos"

Porque todos llevamos una mochila a la espalda.
Nuestras carencias, nuestros miedos y anhelos.
Nuestra gran cicatriz.

Podemos intentar escondernos.
Pero el día siempre nos encuentra.
Y lo único que nos queda es aceptarlo.

Dejar de camuflarnos en aquello que hacemos.
Y empezar a entender que esto es lo que hay.
Poner todas las cartas sobre la mesa.
Una a una.

Mirando a la vida de frente.
Por lo que simplemente es.
Y empezar a querernos tanto.
Que dejemos de hacer cosas.
Porque nos odiamos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?