La voz de Roy Galán

Deja de juzgar. De juzgarme. De juzgarte.

Cuando tú no juzgas a alguien le estás dando la oportunidad de crecer. De ser. No hay nada más maravilloso que esa certeza. Que dar ese lugar en el que poder descansar de esa eterna obligación de estar para los demás. De poder decir esto es lo que hay. Y no tener miedo a que te abandonen.

La voz de Roy Galán es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mentesana. Escúchalo y compártelo

A lo largo de la vida nos enseñan a prescindir de cosas que nos definen.
Cosas que importan, que nos incumben, que nos son propias.
Así, poco a poco, vamos amputándonos para complacer a los demás.
Pensando siempre en cómo nos verán.
En qué pensarán de nosotros.

Parece que cuanto menos nos parecemos a quienes somos más nos quieren.
Más nos aceptan.
Quítate esa barriga.
Opérate la nariz de tu abuela.

Compórtate como un ser adulto.
Vístete para la ocasión.
Cumple.
Haz cosas por compromiso.
A lo largo de la vida vamos encajando en la mirada del otro.
Pero para hacerlo muchas veces tenemos que perder nuestra esencia.

Artículo relacionado

se-honesto-no-juegues-conmigo-nunca-mas

Sé honesto. Y no juegues conmigo. ​Nunca más

Y si no lo hacemos.
Si decidimos negarnos, rebelarnos.
Si nos resistimos a ser lo que los demás esperan.
Si rompemos la expectativa ajena sobre nuestros cuerpos, comportamientos y existencias.
Entonces nos castigan.

Hay un sanción social por no cumplir con la idea que el resto tiene de nosotros.
Que nos impide desarrollarnos de la manera que quisiéramos.
De la manera que sentimos.
Es muy fácil decir que pases de lo que diga la gente.
Pero no es fácil hacerlo.

Porque los seres humanos nos construimos a través del otro.
Porque todos queremos ser queridos.
Siendo quienes somos.
No solo siendo lo que los demás necesitan que seamos.

Artículo relacionado

personas-se-sienten-superiores-por-encima-demas

A todos los que se sienten por encima de los demás

Hay que hacer una gran deconstrucción sobre la idea de qué es querer.
Sobre los chantajes a los que sometemos a las personas que queremos.
Sobre si es justo o no.
Tenemos que practicar mucho más la generosidad y la empatía.
Y sobre todo no juzgar.

Cuando tú no juzgas a alguien le estás dando la oportunidad de crecer.
De ser.
No hay nada más maravilloso que esa certeza.
Que dar ese lugar en el que poder descansar de esa eterna obligación de estar para los demás.
De poder decir esto es lo que hay.
Y no tener miedo a que te abandonen.

A lo largo de la vida nos enseñan a multiplicar y a que nos devuelvan el dinero exacto.
A pagar y a nadar y a encender un móvil.
Pero no nos enseñan a no traicionarnos.
A querer a pesar de.
A querernos a pesar de.

Artículo relacionado

a-mi-manera

Sigue haciendo lo que te dé la gana

Tal vez sea hora de ponerlo en práctica.
Y empezar a mostrar.
Las cosas relevantes de verdad.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?