Amor caritativo

No te dejes querer por cualquiera: mejor soledad que caridad

Nos metemos en relaciones solo porque nos sentimos halagadas y halagados. Aceptamos el amor caritativo. Tenemos que empezar a tomar las riendas de nuestro amor propio antes de involucrarnos con nadie.

Roy Galán

dejarse queremos por caridad

A veces queremos a las personas solo por el hecho de que ellas nos quieren.

Porque nos han elegido entre todas las personas.

Porque se han fijado en nosotros o nosotras.

Porque es una "suerte" que eso haya sucedido.

Con lo poco que valemos.

Con lo horribles que nos sentimos.

Con nuestros cuerpos escombro.

A veces parece que en vez de querer damos las gracias.

Porque creemos que no nos merecemos nada.

Solo te perteneces a ti

Que no te controlen

Solo te perteneces a ti

Y cualquier gesto de afecto o cariño lo concebimos como un logro inmenso.

Porque pensamos que somos mierda.

A veces aceptamos lo primero que se nos presenta.

Sin valorar si también nos gusta.

Si también nos mueve.

Solo porque la otra persona muestra interés.

Nos metemos en relaciones solo porque nos sentimos halagadas y halagados.

Condicionados por esa cosa tan espantosa que es el amor debido.

Te debo algo porque sin ti estaría sola.

Por esa cosa tan espantosa que es sentir que alguien te folla por caridad.

Te abraza por caridad.

Te besa por caridad.

Pero ahí no hay ningún equilibrio.

No existe igualdad en la relación.

Al final amar no era eso

Ponle límite

Al final amar no era eso

Solo una esclavitud hacia el querer del otro.

Tenemos que empezar a tomar las riendas de nuestro amor propio antes de involucrarnos con nadie.

Empezar a amar desde esa disidencia.

Que supone quererse primero a uno mismo.

Para querer al otro.

Y dejarse querer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?