La voz de Roy

¿Tus hijos no son como esperabas que fuesen?

Esperas que no vivan sus vidas sino la vida que tú tienes planificada. Esperas que sean heterosexuales. Esperas que estudien algo que a ti te parezca bien y no algo que les guste. Para poder fardar. Para no avergonzarte frente a los demás. Pero tus hijos deben ser libres.

La voz de Roy es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mentesana. Escúchalo y compártelo.

Resulta que esperas demasiado de tus hijos.
Esperas que sean todo lo que tú no pudiste ser.
Que destaquen por encima de los demás.
Esperas que sean los mejores en todo.
Resolviendo ecuaciones o nadando.

Artículo relacionado

no-has-fracasado-porque-has-intentado

Tú no has fracasado porque tú lo has intentado

Esperas que tus hijos sean modelos de conducta.
Ejemplos vivientes de que tú lo estás haciendo bien.
Para poder sentir orgullo.
Para así poder validar tu calidad a través de sus actos.

Esperas cosas de tus hijos y al esperar les estás exigiendo esas cosas.

Porque ellos no quieren defraudarte.
Porque ellos lo único que quieren es sentirse queridos.
Y así acaban traicionándose por complacerte.
Por miedo a que los rechaces o les dejes de querer.

Esperas cosas imposibles de tus hijos.

Esperas que no vivan sus vidas sino la vida que tú tienes planificada.
Esperas que sean heterosexuales.
Esperas que estudien algo que a ti te parezca bien y no algo que les guste.
Esperas que nunca fallen.

Esperas que se casen con alguien que a ti te convenga.

Esperas que te den nietos.
Esperas que no te defrauden.
Que hagan exactamente lo que tú necesitas que hagan.
Que sean lo que tú quieres que sean.

Para poder fardar. Para no avergonzarte frente a los demás.

Y luego están todos esos hijos, la mayoría, que no cumplieron con tu idea del mundo.
A los que hiciste sufrir por ello.
A los que amenazaste con una orfandad velada si no acataban el futuro que les habías preparado.
Hijos que no se han sentido comprendidos.
Ni respetados.

Porque tú esperabas que ellos no fueran ellos para agradarte a ti.

Hijos que se han ido entristeciendo porque no pudieron contar contigo.
Porque prefirieron mentirte a que te enfadaras.
Hijos con ansiedad y taquicardias.
Presos y presas del mandato parental.

Artículo relacionado

criticas sabes que que te den

¿Sabes qué? Que. Te. Den.

Esperas que tus hijos se comporten de la manera que tú requieras.
Cuando lo único que hay que esperar de los hijos.
No es que sean los mejores ni que te satisfagan.
Ni siquiera han de caerte bien.
Tus hijos han de ser libres.
Y, sobre todo, felices.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?