La voz de Roy Galán

Estar en pareja no lo es todo

Tienes unas amistades estupendas pero no tienes pareja. Qué desgracia. Tienes tantas cosas. Tantísimas. Tienes hasta la vida. Pero no tienes pareja. Qué desgracia. Tal vez estaría bien que le diéramos la vuelta a todo esto.

Roy Galan
Roy Galán

Escritor

Escucha este texto del escritor Roy Galán en forma de podcast.

Te falta algo.
Si no tienes el amor romántico.
Parece que siempre te falta algo.
Es que no le duran las parejas.
Algo malo tendrá.
Es que no ha tenido suerte: le han salido rana.
Pobre.

Parece que si no te cuaja el amor de pareja.
Es que no sabes cómo hacerlo.
Si salen huyendo.
Es porque no sabes cómo retener a la gente.
Es que tienes un carácter de mierda.

Parece que el fin último de la vida es el mismo para todas las personas.
Enamorarte, emparejarte, compartirlo todo, vivir en el mismo sitio.
Y si no te cuadra así.
Incluso si no es eso lo que quieres o lo que buscas.
Entonces es tu culpa.
Sí, es tu culpa no ser como los demás.

Artículo relacionado

tenemos derecho a sentirnos mal

También tenemos derecho a sentirnos mal

Hemos establecido un modelo único de existencia en el que la meta es la pareja.
Así hemos aprendido que son las cosas.
Y para llegar a esa meta lo que hacemos es menospreciar todo lo que tenemos alrededor.
Tienes una familia que te quiere pero no tienes pareja.

Qué desgracia.
Tienes unas amistades estupendas pero no tienes pareja.
Qué desgracia.
Tienes tantas cosas.
Tantísimas.
Tienes hasta la vida.
Pero no tienes pareja.
Qué desgracia.

Tal vez estaría bien que le diéramos la vuelta a todo esto.
Que enseñáramos a valorar lo que sí tenemos.
Y no lo que nos falta.
Que recalibráramos nuestras prioridades.
Que le diéramos importancia a todos los vínculos.
Y no solo a los románticos.

Estaría bien que empezáramos a no frustrarnos por no conseguir lo que nos han dicho que hay que conseguir.
Que comenzáramos a pensar por nosotras y nosotros mismos a ver qué necesitamos.
Que regresáramos al cuerpo y a las pequeñas cosas.
A esas pipas compartidas en un banco con tus amigas.
A esas risas con un meme.
A mandar un mensaje a la casa en la que crecimos.
Diciendo que, hoy, vamos a comer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?