La voz de Roy Galán

Hay cosas que no puedes controlar: relax

Hay cosas inevitables. Y hay otras evitables. La cuestión es identificarlas. Es relativizar y es priorizar. Tratarnos mal es evitable. Tratar bien es una prioridad, es urgente y es gratis. Porque nos pasará de todo lo bueno y malo que nos tenga que pasar. Pero la diferencia estará siempre. En cómo tratemos a los demás.

Roy Galan
Roy Galán

Escritor

Escucha el podcast de Roy Galán (no hace falta que te descargues el reproductor)

Hay cosas que no podemos controlar.
Que se escapan de lo que queramos.
De lo que decidamos, de nuestros valores o pensamientos.
Hay cosas que simplemente suceden.
Que «son» así.
Cosas con las que da igual cómo nos pongamos.
Da igual si pataleamos o si nos quedamos inmóviles.
No van a cambiar.

Son esas cosas que cuando acontecen se transforman inmediatamente en pasado.
Porque ya no pueden modificarse.
Porque ya no pueden arreglarse o enmendarse.
Porque da igual la veces que pidas perdón: ya está hecho.
Como ver rodar una bola de cristal a cámara lenta sabiendo que no llegarás antes de que toque el suelo.
Y se rompa.

Hay cosas que pasan.
Algunas son pequeñas y lo cambian todo.
Otras son inmensas y no cambian nada.
Y ante la tristeza, el dolor o el malestar.
Lo único que cabe es algo tan complicado y tan sencillo a la vez.
Como es la aceptación.
Lo acepto.

Artículo relacionado

Roy Galán Podcast

El podcast de Roy Galán: conversaciones con el escritor que revoluciona las redes

Porque no puedo perder mi vida en negar algo que es.
No puedo desaprovechar lo que me quede aquí intentando que las cosas sean de manera distinta.
Lo acepto.
Igual que el mar acepta el río.
Lo acepto.

Aceptar la pérdida, el desengaño, la decepción o la ausencia.
No significa que no tengamos derecho a la tristeza o a la queja.
Tenemos derecho a que las cosas nos duelan.
A decirlo y gritarlo.
Pero otra cosa es convertirse en eso.
Dejar que nos ganen y renunciar a las cosas que sí tenemos.

Aquellas que podemos controlar.
Renunciar a la posibilidad de seguir aquí.
A pesar de todo lo que pasó.
Aquí.
Construyendo sobre algunas ruinas.
Decidiendo alejarnos de aquello que no nos hace crecer.
De aquellas personas que nos quieren mal.
Poniéndonos la existencia por montera.
Valorando los días que sí.
En vez de los que no.
Cuidando de la gente que está.

Hay cosas inevitables.
Y hay otras evitables.
La cuestión es identificarlas.
Es relativizar y es priorizar.
Tratarnos mal es evitable.
Tratar bien es una prioridad, es urgente y es gratis.
Porque nos pasará de todo lo bueno y malo que nos tenga que pasar.
Pero la diferencia estará siempre.
En cómo tratemos a los demás.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?