Nos necesitamos

Toda esa independencia mal entendida

Las personas no podemos vivir aisladas. Necesitamos cuidar nuestros vínculos y a quienes nos rodean para poder llevar la mejor vida posible.

Ser independiente no es decir que puedes con todo sin la ayuda de nadie.

Porque las personas necesitamos a las personas.

Necesitamos el afecto para seguir viviendo.
Necesitamos generar vínculos afectivos.
Necesitamos confianza y alguna certeza.
Necesitamos sentir que pertenecemos a algún lugar ubicado en otras personas para no perdernos por completo.

Ser independiente nada tiene que ver con hacerse el fuerte.
Rechazar cualquier atisbo de vulnerabilidad.
O huir de la ternura.

Artículo relacionado

fuerza de la fragilidad ventajas de ser vulnerable

La fuerza de la fragilidad

Ser independiente no es tratar sin cuidado a la gente.
No sea que si las tratas bien se vayan a pensar algo que no es.
Como si todo no fuera algo ya.

Ser independiente no es ir dejando cadáveres emocionales a tu paso.
Porque no le debes nada a nadie.
Y porque así nadie puede exigirte nada.

Ser independiente no es una excusa para ser un mierda.

Porque ser independiente es otra cosa totalmente distinta.

Ser independiente es saber poner límites.
Saber decir que no cuando quieres decir que no.
Pero también permitirte el sí cuando quieres decir que sí.

Artículo relacionado

encuentros-max-tiempo

El péndulo de la asertividad

Es saber gestionar los apegos.

Relativizar y así sentir qué tiene importancia y qué no tanta.

Pero sin olvidarte que las personas no son cosas.
Que cuando interactuamos con ellas.
Cuando damos nuestro tiempo.
Estamos haciendo algo.
Aunque sea durante una tarde o durante treinta años.

Las personas importan. Y no podemos utilizarlas.
Usando el desapego como excusa.

Ser independiente es aceptar la sombra de la soledad.
Estar bien cuando no hay nadie más.

Pero también estarlo cuando hay más gente.

Porque ser independiente no es “permitir” que alguien te acompañe.
Como si tú fueras un semidiós que le haces un favor a alguien por estar a tu lado.
Ser independiente es acompañar a alguien y que alguien te acompañe.

Sin que eso sea lo único en tu vida.
Sin que eso reste. Porque todo ha de sumar.

Artículo relacionado

si-no-hago-lo-que-quiere-se-enfada

Y si no paso por el aro, entonces te enfadas

Ser independiente no consiste en no compartir.
Porque para darte a conocer.
Para conocer a otra persona.
Tienes que compartir.

Por eso alguien que es independiente no puede olvidarse de ser generoso.
De entregarse.

Porque tú puedes tener tu espacio propio.
Tu sitio sin nadie más.
Pero no es incompatible con tener un espacio común.

Uno en el que poder construir de manera conjunta.
Uno en el que poder derrumbarnos de toda esta independencia mal entendida.
Y llorar o estar en silencio o hablar de países lejanos o de nuestras madres y de cómo las echamos de menos.

Uno en el que nuestros miedos.
No nos conviertan en esos monstruos.

Que no saben decir “lo siento”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?