Lazos seguros

La familia que yo elijo

La familia elegida es esa que encuentras tú y en la que te quedas cuando toda la sangre te da la espalda. Esa que te comprende y que te hace recobrar la esperanza en las personas.

La familia exige y demanda.
En ese seno en el que deberían respetar nuestras decisiones.
Muchas veces nos imponen las suyas.
Es por tu bien.

Te conozco como si te hubiera parido.
La confianza da asco.
Y en aquellos lugares en los que más deberíamos poder ser nosotros y nosotras.
Menos podemos serlo.

Por miedo a decepcionar y por miedo al rechazo de las personas que más queremos.
Al final nos convertimos en otros y otras por complacer.
O si no.
Somos los rebeldes, las ovejas negras, los que salieron torcidos y no se adaptaron a lo que se les ordenaba.

Artículo relacionado

esencial

18 claves para descubrir lo esencial

Pero la familia es otra cosa.
La familia es un sitio en el que te ha de proporcionar el cariño y la libertad suficientes para poder llegar a ser aquello que eres.
En la familia no se te juzga, se te pregunta: Tú eres feliz.
Pues yo también.

La familia nunca debería ser una cárcel ni una obligación.
Debería ser ese hogar en el que sabes que siempre vas a encontrar refugio.
Porque la familia que te hace la existencia peor.
Ni es familia, ni es nada.

Y por eso existe la familia elegida.
Esa que encuentras tú y en la que te quedas tú.
Cuando toda la sangre te da la espalda.

Esa que te comprende.
Y que te hace recobrar la esperanza en las personas.
En todas aquellas que no quieren imponerte su idea del mundo.

Que no esperan nada de ti.
Más que vivas.
De la manera que quieras vivir.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?