Amor de madre

Hoy. Ahora. Si quieres a tu madre, todavía se lo puedes demostrar

Porque las madres lo que hacen generosamente es cederte un trozo de su lugar en este planeta. Para que tú puedas amar. Recuerda que un día tú no estarás. Tampoco ella.

Las madres no son esclavas.
No tienen que hacerte en nombre del amor lo que tú también puedes hacer.
Las madres no están vivas por ti.
Tampoco lo están para ti.

Las madres son, antes que madres, mujeres.
Tienen miedos, dudas y deseos.
No son perfectas y pueden contradecirse.
Porque las madres están vivas.

Artículo relacionado

Las madres sienten empatía hacia bebés desconocidos

La empatía universal de las madres

Aunque las responsabilidades las aplasten.
Todas esas niñas que fueron.
Que soñaban con cientos de cosas.
Siguen aquí.
Continúan dentro de ellas.

Las madres no han venido a servirte.
No han venido a cuidar.
Han venido a existir sin que nadie las juzgue como malas madres por seguir pensando en ellas.
Las madres han de seguir teniéndose en cuenta a sí mismas.

Porque solo van a tener esta oportunidad.
Igual que tú.

¿Cuántas veces delegaste cosas en tu madre?
¿Cuántas veces la dejaste sin tiempo para sí misma?
¿Cuántas cosas le has pedido y cuántas le has dado?

Las madres no son cosas.
No son fantasmas para hablarles así.
Ni para tratarlas de esa manera.

Artículo relacionado

La-vedad-sobre-la-maternidad

Nadie explica a las mujeres lo que realmente es ser madre

Porque las madres lo que hacen generosamente es cederte un trozo de su lugar en este planeta.
Para que tú puedas amar.
Recuerda que un día tú no estarás.
Tampoco ella.

Y hoy.
Ahora.
Si la quieres.
Todavía se lo puedes demostrar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?