La magia de la impercción

Mejor ferpecta que perfecta

La gente que comete errores nos recuerda que somos humanos. Por eso es tan importante no señalar los errores ajenos. No reírse de ellos. No juzgarlos tan duramente.

Me gustan los fallos.
La gente que se tropieza, que se maquilla por fuera, a la que se le queda algo de comida entre los dientes, que suspende un examen, que comete una falta de ortografía, que no es perfecta.
Me gusta la gente que está viva.
Que tiene boca.
Y que se equivoca.

La gente que comete errores nos recuerda que somos humanos.
Que hay otras personas que nos quieren impecables.
Que la perfección es también un modo de violencia.
Una forma más de control.

Me gusta la gente imprevisible.
Que con un cuerpo menudo se ríe como un gigante.
Que no es proporcionada.
Ni comedida.

Me fascina la gente que no se guarda nada para después.
Ni la risa ni la tristeza.

Porque saben que puede que después tal vez no haya nada.
Todos y todas la cagamos.
Y querer hacer ver que no.
Querer separarte de ello.
Es un ejercicio de auténtica hipocresía.

Artículo relacionado

10-frases-pensar-texto3

10 frases para pensar que no te dejarán indiferente

Por eso es tan importante no hacer leña del árbol caído.
Por eso es tan importante no señalar los errores ajenos.
No reírse de ellos.
No juzgarlos tan duramente.

Porque todos y todas somos lo mismo.
Por eso es tan fundamental amar todo aquello que se sale de lo marcado.
Porque ahí.
En ese lugar con aristas.
Habita la verdadera belleza de esto.
Que es la vida.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?