El rincón de Roy

Mereces que te traten bien

Mereces que estén. Porque tú estás. Mereces recibir. Porque tú das. Mereces mucha más alegría. Porque tú pones de tu parte.

Mereces que te traten bien.
Que no te griten, ni te usen, ni te den de lado cuando ya no les hagas falta.

Mereces que quieran la personas que eres.
Que no intenten cambiarte.
Que no te chantajeen.

Mereces que la persona que esté contigo ame tu cuerpo.
Que no te hagan terrorismo psicológico para que te des asco.
Que recorran toda tu piel.

Artículo relacionado

se-acabo-el-chollo-mejor-sola-que-mal-acompañada

Se les acabó el chollo

Mereces el buen amor.
Que te ayude a crecer y ser libre.
Que te acompañe y te respete.

Mereces todo aquello que no está en las películas ni en los libros de texto.
Aquello que no se dice sino que se hace.
Alejado de las palabras que solo sirven para regalar oídos y de las flores para pedir perdón.

Mereces que estén.
Porque tú estás.

Artículo relacionado

No intentes cambiarme: quiéreme tal como soy

Mereces recibir.
Porque tú das.

Mereces mucha más alegría.
Porque tú pones de tu parte.

Mereces que te cuiden.
Porque ese ha de ser el mínimo del amor.

Te mereces algo bonito.
Dure dos días o veinte años.

Mereces que te vean más allá de lo que se ve.

Por eso no te conformes con las sobras.
Y reclama.
Todo lo que te corresponde.
Por amar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?