La voz de Roy

No lo vuelvas a tolerar. Jamás.

Toleraste que te hablara mal. Toleraste que no te cuidara. Toleraste que te tratara de aquella manera. Toleraste que alguien te dijera que te quería mientras te odiaba. Y lo hiciste porque te engañaron. Pero ahora ya lo sabes.

La voz de Roy es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mentesana. Escúchalo y compártelo.

Toleraste que te hablara mal.
Toleraste que no te cuidara.
Toleraste que te tratara de aquella manera.
Toleraste que no diera señales de vida en días.

Toleraste que opinara sobre tu ropa.
Toleraste que te hiciera irte de aquel lugar cuando querías quedarte.
Toleraste que te echara la culpa una y otra vez.
Toleraste que te controlara.

Toleraste sus celos.

Toleraste que te hiciera de menos.
Toleraste que se apropiara de tus ideas.
Toleraste que se burlara de ti en público.
Toleraste que te hiciera creer que no valías.

Artículo relacionado

no-encajas-porque-eres-unica

No encajas (porque eres única y extraordinaria)

Toleraste que se metiera con tu familia.
Toleraste que se peleara con tus amigos.
Toleraste que se fuera apoderando de lo que eras.
Toleraste que tus deseos quedaran sepultados.

Toleraste eso tanto tiempo. Y todo en nombre del amor.

Porque nadie te había enseñado que amar no era eso.
Que si tú amabas mucho y si te entregabas y si te sacrificabas, todo saldría bien.
Que tenías que aguantar y complacer.
Que tenía sus prontos, sí, pero luego volvía con flores.

Artículo relacionado

De aqui no pasas es el limite

De aquí no pasas: llegaste al límite

Que mejor no molestar por si te dejaba de querer.
Por si ya no le venías bien.
Por si decidía abandonarte.
Toleraste toda la mierda.

Pero ya está. Se acabó.

Y ahora que no tienes miedo.
Ahora que eres libre.
Sientes que eres imbécil.
Por permitírselo.

Sientes que has traicionado a la persona que eres.
Porque desapareciste.
Porque no tuviste el suficiente arrojo y amor propio.
Para impedirle que te anulara.

Artículo relacionado

me quiero no me quiere

Me quiere, no me quiere...

Pero esto no es tu responsabilidad.
Tú no eres culpable del daño que te hicieron.
La responsabilidad de tratar mal es de la persona que trata mal.
De nadie más.

Toleraste que alguien te dijera que te quería mientras te odiaba. Y lo hiciste porque te engañaron.

Te hicieron creer que el amor duele.
Pero el amor nunca duele.
Ahora ya lo sabes.
Y no lo vas a volver a tolerar.
Jamás.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?