La voz de Roy Galán

No nos da la vida. Por eso hay que volver a lo pequeño y a lo íntimo

Cuando nos detenemos. Vemos lo absurdo de todo esto. Vemos que qué importa tener una talla u otra. Qué importa enfadarse por una chorrada. Qué importa si se te rompe una taza.

Roy Galan
Roy Galán

Escritor


Puedes escuchar el podcast "La voz de Roy Galán" aquí (no hace falta que te descargues el reproductor):

No nos da la vida para todo lo que tenemos que hacer.
Siempre hay tiempo, decimos.
Pero los días pasan.
Y aquellos planes se van quedando en todas las cosas que no hicimos.
Aquellas cosas que fuimos posponiendo.
El viaje por el mundo, esa visita, esta llamada, el reencuentro o aprender algo.
Todo lo que quisimos arreglar.
El enchufe, la relación perdida, la muela.

Pero el tiempo es lo único que no tiene ningún miramiento.
El tiempo es un neumático que se sale del coche y sigue bajando aunque pisemos el freno.
El tiempo es lo más limitado que tenemos.
Y sin embargo nos hacen creer que somos infinitos.
Que estaremos para siempre.

Artículo relacionado

Lo importante déjalo para hoy

Lo importante déjalo para hoy

Nos hacen que olvidemos que moriremos.
Para que sigamos produciendo de una manera concreta.
Para que sigamos consumiendo de una manera concreta.
Para que le demos importancia a cosas que son importantes para otros.
Cosas con los que otros se benefician.

Pero si nos detenemos.
Cuando nos detenemos.
Vemos lo absurdo de todo esto.
Vemos que qué importa tener una talla u otra.
Qué importa enfadarse por una chorrada.
Qué importa si se te rompe una taza.

No quieren que paremos porque al parar podríamos mirarnos por dentro.
Y mirarse por dentro es el primer paso para cuestionar lo que hay en el exterior.
No nos da la vida.
Por eso hay que volver a lo pequeño y a lo íntimo.
Tenemos que regresar al asombro de este instante.
Al aquí.
Una y otra vez.

Artículo relacionado

Echar de menos la vida

Echar de menos la vida

Aferrarnos a esta magia que supone sabernos siempre y en cada momento vivos y vivas.
Solo desde esa consciencia.
Desde el fuego de la existencia.
Podremos valorar igual el tomarnos un café que el visitar París.
Podremos valorar igual una charla intrascendente con nuestra madre que hablar con un cantante que admiramos.
Podremos valorar igual la luz que entra por la ventana que los fuegos artificiales.
Podremos valorar igual la soledad que la muchedumbre.

Solo desde ahí.
Desde esta llama que es existir.
A pesar de todo y de todos.
Podremos hacer que la vida.
Nos lo dé todo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?