La voz de Roy Galán

No somos eternos

A veces posponemos un abrazo, un beso, un te quiero. Total. Pero a veces todo desaparece. Se muere. Se va. Y ya no hay oportunidad para decir, para hacer, para quedar.

La voz de Roy es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mentesana. Escúchalo y compártelo.

Hay cosas que posponemos.
Posponemos esa llamada.
Esa visita.
Posponemos algo que alguien nos pide.

Porque pensamos que habrá tiempo.
Que siempre podremos hacerlo.
Que qué pereza, qué más da, que mañana será otro día.
Que todo estará ahí cuando nos levantemos.

A veces posponemos un abrazo, un beso, un te quiero.
Total.
Pero a veces todo desaparece.
Se muere.
Se va.
Y ya no hay oportunidad para decir, para hacer, para quedar.

Artículo relacionado

culpa-impuesta-comer-engordar-roy-galan

Maldita culpa impuesta, déjame vivir

A veces creemos que todo es infinito.
Porque nos hemos acostumbrado a la existencia de los demás.
Porque hacemos eso tan ingenuo que es pensar que estaremos para siempre.
Pero no lo estamos.

Hay veces que la vida se cae.
Como lo hace un jarrón que era de tu abuela.
Y se parte en tantos pedazos que es imposible volver a pegarlo.
Tantos que es imposible que reconozcas que antes era un jarrón.
Ahora ya es otra cosa.

A veces la vida parece que te tiene manía.
Porque todo lo malo te sucede a la vez.
Y entonces te das cuenta de todo lo bueno que tenías y que no habías valorado.

La vida no es una ciencia exacta.
Por mucho que la llenemos de leyes, de reglas, de certezas que no lo son para nada.
La vida es un cúmulo de asombrosas casualidades.
Un estallido y un conjuro.

Artículo relacionado

mas-amor-menos-miedo-roy-galan

Más amor y menos miedo

Que en cualquier momento se puede apagar.
Por eso no esperes.
Nunca.
No digas ya lo arreglaré.
Ya pediré perdón.
Ya diré lo que siento.

Porque ese “ya” puede no llegar jamás.
Porque luego te quedas con todo por dentro.
Sin número al que llamar.
Sin cara a la que acariciar.
Sin ojos a los que mirar.

Artículo relacionado

poder-contar-contigo-roy-galan

Eres mi faro y mi orilla: te necesito

No somos eternos.
Y pensar en ello no nos convierte en pesimistas.
Nos convierte en realistas que no dan por sentada la existencia.
Porque no hay que darla.

Hay que valorarla por lo que es.
Aprovechar cada gota de ella.
Hasta que ya no haya nada.
Que querer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?