Seguir creciendo

Prometo cuidar de mí

Porque yo me tengo a mí siempre. A esta persona que soy y que se formó en el vientre de mi madre. A esta persona que lee para llegar a ser mejor. A esta persona que evita herir. A esta persona que no es perfecta.

Roy Galán

nosotros somos nuestro mayor tesoro debemos cuidarnos

Quererme a mí.

Como quiero a los demás.

Darme lo que doy.

Ni más, ni menos.

Pensar que tengo valor.

Que merezco lo bueno.

Aceptar mis incoherencias.

Las partes que no me gustan de mí.

Asumir la sombra como parte de la luz.

No juzgarme tan duramente.

No culparme por cosas que no me incumben.

Tú no tienes la culpa

Chantaje emocional

Tú no tienes la culpa

No pedir permiso para ser.

No pedir perdón por haber sido.

No tratarme mal.

Cuidar de mí.

Todo esto es lo que me prometo.

Y aunque luego venga el torbellino de la realidad y me desmonte.

Aquí sigo.

Intentando cumplir conmigo mismo.

Intentando hacer de este hueco que es la vida un lugar que poder habitar.

Intentando no hacerme daño.

Intentando olvidar todo aquello que nos recorre y que nos enseñaron a odiar.

Intentando que no me gane la partida la normalidad.

Que no me haga sufrir el hecho de no encajar.

Que no me mueva el miedo a que me rechacen.

Porque yo me tengo a mí siempre.

A esta persona que soy y que se formó en el vientre de mi madre.

A esta persona que lee para llegar a ser mejor.

A esta persona que evita herir.

A esta persona que no es perfecta.

A esta persona que elige no odiar.

A esta persona que se construye del modo que desea.

A esta persona que tiene un cuerpo para transitar los días.

A esta persona que tiene intacta su capacidad para amar.

A esta persona que todavía no se ha terminado.

Y a la que le queda mucho.

Por recorrer.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?