La voz de Roy Galán

"Persigue tus sueños": la gran falacia

Si todos persiguiéramos nuestros sueños quién limpiaría nuestra mierda. Por eso decirle a alguien que persiga sus sueños. Es muchas veces una falta de respeto increíble. Es una falta de empatía a la realidad de tantas y tantas personas. Es crearle una frustración. Es alimentar un malestar.

Roy Galan
Roy Galán

Escritor

Aquí puedes escuchar y descargar el podcast de Roy Galán.

Nos dicen que persigamos nuestros sueños.
Así, sin más.
Persigue tus sueños.
Como si para perseguir algo no necesitaras tiempo.
Y como si para tener tiempo no necesitaras dinero.

Los seres humanos estamos atravesados por circunstancias.
Estas circunstancias hacen que, muchas veces, sea imposible perseguir tus sueños.
Porque tienes que cuidar de alguien que te necesita.
Porque tienes que trabajar para poder comer.
Porque la precariedad te ata los pies al ahora y es imposible pensar en el mañana.
Porque estás intentando sobrevivir.

Cuando la enfermedad o el dolor te rodean.
No puedes emprender nada.
Porque los demás te necesitan.
Nos dicen que persigamos nuestros sueños.

Artículo relacionado

Lo que paso paso

Lo que pasó, pasó

Pero a veces la pesadilla nos impide movernos.
Perseguir los sueños es un privilegio en toda regla.
Porque si puedes perseguir algo es porque no tienes cadenas.
Porque eres libre.
Y la mayoría de las personas no lo son.

Porque vivimos en un sistema que no quiere personas libres.
Quiere personas productivas.
Quiere personas consumistas.
Para así poder seguir existiendo.

Si todos persiguiéramos nuestros sueños quién limpiaría nuestra mierda.
Por eso decirle a alguien que persiga sus sueños.
Es muchas veces una falta de respeto increíble.
Es una falta de empatía a la realidad de tantas y tantas personas.
Es crearle una frustración.
Es alimentar un malestar.

Artículo relacionado

9-frases-verdad-texto8

9 frases para buscar la verdad interior

Porque hacerle sentir a alguien que lo que tiene (o no tiene) es porque no se esfuerza.
Que lo que le sucede es su culpa.
Es una grandísima mezquindad.
Antes de poner a la gente a perseguir sus sueños.
Deberíamos perseguir nuestra empatía.
Esa que tanta falta hace y que tan poco usamos.
Esa que es tan simple como que no hagas lo que no quieres que te hagan a ti.
Y haz lo que quieres que te hagan.
Pero que tan complicado parece ser encontrarla en los demás.
Los sueños individuales destruyen.
Los que importan son los sueños colectivos.
Esos que hacen.
Que no nos dejemos a nadie atrás.
Jamás.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?