Deja de mirarte el ombligo

A todos los que se sienten por encima de los demás

Para dejar de sentir que nuestras existencias tienen más relevancia que la de los demás hay que leer, hay que viajar y hay que escuchar. Pero hay que leer con los ojos vacíos de uno mismo. Hay que viajar dejando el cuerpo en casa. Y hay que escuchar sin querer tener la razón.

Todas las personas tenemos una piel.
Dormimos bajo el mismo cielo.
Habitamos un planeta similar.
A todas nos recorre la sangre.
Y despertamos del sueño.

Si todas las persona somos lo mismo.
Si estamos compuestas de la misma materia que una flor o una estrella.
¿Por qué creemos que importamos más que otras?

Para dejar de mirarse el ombligo.
Para dejar de hablar, conquistar y follar con el ego.
Para dejar de sentir que nuestras existencias tienen más relevancia que la de los demás.

Artículo relacionado

personas-autenticas-sin-disfraces

Esas personas auténticas que van por la vida sin disfraces

Para eso hay que leer, hay que viajar y hay que escuchar.
Pero no basta con leer, viajar y escuchar sin más.
Hay que leer con los ojos vacíos de uno mismo.
Hay que viajar dejando el cuerpo en casa.
Y hay que escuchar sin querer tener la razón.

Solo de esta manera de puede ejercer la empatía que no es sino la capacidad que tenemos todas las personas de estar en un lugar distinto al que nos corresponde.
Un lugar que nos hace crecer como humanidad.
Porque uno puede pasar por la vida sin enterarse de nada.
Como un bólido sin mirar a nada ni nadie.
O uno puede detenerse.

Pararse a comprender.
Y dejar la Tierra.
Un poco mejor.
A como la encontró.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?