La voz de Roy Galán

Los pendientes en las niñas: todo un símbolo

¿Por qué a los niños nada más nacer no les ponemos pendientes? Implica un mensaje claro: "Me perteneces. No eres tuya del todo. Yo decido si te quiero decorada".

La voz de Roy Galán es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mente Sana. Escúchalo y compártelo.

Es curioso que nos parezca lo más normal del mundo perforar los lóbulos de las orejas de una niña.
Sin su voluntad, sin su consentimiento ni su conocimiento.
Y nos opongamos a que ella disponga de su propio cuerpo para hacerse un piercing o un tatuaje.

Ponerle pendientes a las niñas es una costumbre completamente arraigada en nuestra cultura.
Casi un acto reflejo, algo que se da por hecho, que no se piensa, que es lo que toca o lo que hay que hacer.
Si le hacemos un agujero al cuerpo de nuestras hijas es para marcar que son niñas.

Para que no las confundan con niños.
Porque eso nos daría «vergüenza».

También es un reparto en este juego de lo que supone la feminidad y la masculinidad.
Para ellas los adornos.
Para ellos la despreocupación.

Artículo relacionado

depilacion pelos

Y yo con estos pelos... en la barba

Las tradiciones se pueden cambiar, se les puede aplicar conciencia, se pueden repensar.
Las tradiciones no son mandatos inamovibles.
Las tradiciones las convertimos en rutinas los seres humanos.

Puestos a socavar la voluntad de nuestros hijos e hijas: ¿Por qué a los niños nada más nacer no les ponemos pendientes? ¿Por qué solo ponemos dos uno en cada oreja? ¿Por qué no en el labio?
Sería interesante que empezáramos a respetar las vidas ajenas.

Eso pasa por respetar los cuerpos de los niños y las niñas.
Porque son suyos y no tuyos.
Porque no puedes hacer lo que te dé la gana con el cuerpo de otra persona.

No está bien.
Porque no cuesta nada esperar a preguntar tú qué quieres.
Perforar los lóbulos de las niñas sin que ellas lo sepan es un mensaje muy directo a esas niñas.

Es un claro «me perteneces».
No eres tuya del todo.
Yo decido si te quiero decorada.

Artículo relacionado

entrevista gio zararri

"Nada va a cambiar si tú no cambias"

Tú no decides.
No sé qué clase de ejemplo podemos dar los adultos si somos incapaces de mostrar respeto a las personas más pequeñas.
Sí.
El respeto es algo de doble sentido.

Y si lo que hacemos es dar por supuesto los deseos de nuestras hijas.
Si lo que hacemos es hacer como que no es importante el hecho de que ellas decidan si tener dos agujeros en su piel.
Lo que estamos diciendo es que hay cosas de las mujeres (de sus decisiones) que no son relevantes.

Que hay espacios de su propio ser que no son suyos.
Que son de todos.
Estaría bien que empezáramos a pensar por qué hacemos lo que hacemos.

Que empezáramos a preguntar a los demás.
A escuchar.
Porque esa, y no otra, es la base de todo consentimiento.
Y toda libertad.

¿TE HA INTERESADO ESTE ARTÍCULO?

Puedes suscribirte a la revista Cuerpomente y recibirla cómodamente en tu casa. Más información aquí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?