El rincón de Roy

Quítate ese escudo que llevas y empieza a sentir

La propia existencia es una herida abierta. Hemos construido escudos y fortalezas para que nadie llegue. Pero así nos perdemos la vida misma. Porque lo que nos gustaría es decir te quiero. Es salir corriendo y saltar. Es pedir un abrazo.

Hemos asociado erróneamente que la fragilidad nos hace débiles.
Que no debemos mostrarnos por si pueden herirnos.
Que la fortaleza reside en "parecer" que puedes con todo.
Pero nadie puede con todo.

Y si te hace creer que sí, te está (y se está) engañando.
Porque somos seres transitados por la vulnerabilidad.

La vida misma nos hace vulnerables.
Y hay algo muy hermoso en ello.
La verdadera fuerza es mostrar lo que sientes siempre.
Independientemente de lo que puedan pensar los demás.

Artículo relacionado

como-eres-en-tu-intimidad-roy-galan

¿Cómo eres en tu intimidad?

Lo importante es abrazar nuestra humanidad.
Y la humanidad está llena de contradicciones y fisuras.
Porque la propia existencia es una herida abierta.

Hemos construido escudos y fortalezas para que nadie llegue.
Para que nadie pueda realmente entrar.
Pero así nos perdemos la vida misma.
Preferimos estar muertos por dentro.

Vendiendo una idea de nosotros en la que no creemos.
Una grandísima mentira.

Porque lo que nos gustaría es decir te quiero.
Es salir corriendo y saltar.
Es decir que sí o que no.
Es pedir un abrazo.
Es gritar que no puedes más.

Pero callamos.
Y sonreímos.
Y decimos que todo bien.

Mientras el resto piensa.
Qué fuerte es.
Qué envidia.
Ojalá yo pudiera ser así.
También.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?