La voz de Roy Galán

Por no sentir, te dedicas a herir

Hay muchas personas carámbano. De esas cuya frialdad deja verdaderos cadáveres emocionales. Porque tú no entiendes que después de algún tiempo compartido. Después de alguna intimidad. Después de todo. Sea como si no hubiera pasado nada.

La voz de Roy Galán es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mentesana. Escúchalo y compártelo.

Hay muchas personas que por evitar sufrir.
No viven.
Se crean escudos y fortalezas para no dejar pasar a nadie.

Para que nada llegue jamás.
Así intentan paliar lo malo.

Artículo relacionado

roy-galan-cuidar-personas

Tenemos que cuidar a las personas

Pero están también frenando todo lo bueno y posible.
Todo el asombro, la sorpresa, la magia y la emoción.
Hay muchas personas que se han negado a sentir.

Por miedo a la herida.
Por miedo al fracaso, a la decepción o a la frustración.
Se han colocado como objetos frágiles en vitrinas de exposición.

Por el temor a que las rompan.
No dejan que nadie les toque el corazón.
Hay muchas personas carámbano.

De esas cuya frialdad deja verdaderos cadáveres emocionales.
Porque tú no entiendes que después de algún tiempo compartido.
Después de alguna intimidad.
Después de todo.
Sea como si no hubiera pasado nada.
Como si no hubieras existido.

Artículo relacionado

obligado-no-obligarte-roy-galan

Tu única obligación es no obligarte

Personas que te hacen creer que estabas loca.
Que te lo inventaste todo.
Que fuiste una exagerada porque no tenías ningún derecho a pedir nada.

Personas que son capaces de hacer borrón y cuenta nueva.
De sustituirte con una facilidad pasmosa.
De volver hacer lo mismo con otra persona.

No estar, no comprometerse, no ser contigo.
Aparentar que sí, claro.
Porque esas personas no soportan estar solas.

Necesitan que haya gente que las adore.
Que las quiera.
Necesitan sentirse queridas sin querer ellas.

Artículo relacionado

ser-amable-es-gratis

Ser amable es gratis y salva vidas

Sin involucrarse nunca del todo.
Poniendo límites desde el minuto 0.
Personas que al cerrarse para que no les hagan daño, dañan.

Que no se han enterado en absoluto de qué iba esto de amar.
De entregarse.
De la honestidad.

Personas que juegan con personas.
Porque primero están ellas y luego ellas.
Y a los demás, que les den.

Personas que se mudan de un cuerpo a otro.
Porque allí nadie les conoce.

Y pueden repetir otra vez la misma estrategia de mierda.
Engatusar, hacer creer que sí pero no, recibir todo el rato.
Para dar.
Vacío y mentira.
Nada más.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?