No es tan fácil

Que dejen ya de decirnos que ser felices es cuestión de voluntad

Es una falta de respeto decirle a una persona que ser feliz es una cuestión de actitud. Porque no es tan sencillo. A veces las circunstancias no acompañan y por más que queramos estar bien, la realidad se impone.

Cuando le dices a alguien que no es feliz porque no quiere.

Que todo es cuestión de actitud.

Le estás faltando al respeto.

Porque no es tan sencillo.

Hay personas que no son igual de libres que tú.

Que tienen sus vidas secuestradas.

Porque no tienen dinero.

Porque están enfermas o el dolor les impide llevar una vida normal.

Porque cuidan de alguien que está a su cargo.

Porque no están pasando por el mejor momento posible.

Porque no disponen de un minuto para ellas mismas.

Porque se ha producido una verdadera hecatombe en sus existencias y todo ha cambiado de la noche a la mañana.

Y cuando tú les dices que todo se resuelve con una sonrisa.

Estás generando violencia en ellas.

Porque les estás diciendo que estar bien depende de ellas.

Y que si no lo consiguen entonces son culpables de su situación.

Eso lo que hace es que se sientan todavía peor.

Porque les haces sentir que no son lo suficientemente fuertes para transformarlo todo.

Cuando tú apelas a la libertad de las personas has de entender que hay personas que no son igual de libres que otras.

Y has de tener tacto para hablar de sus sombras.

Porque hay momentos en la vida en los que tus días no te pertenecen a ti.

En los que por más que quieras la realidad se impone como un muro infranqueable.

Y lo que menos necesitas es que alguien te diga que saltes ese muro porque tú puedes.

Lo único que te hace falta es que lo salte la persona que puede hacerlo hasta donde estás tú.

Para hacerte compañía y olvidarte de ti misma.

Durante un simple rato.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?