Curar las emociones

Un abrazo: la tirita para cuando te duele la vida

¿En qué lugar del cuerpo se pone la tirita cuando lo que te duele es el mundo? Nosotros somos los tejidos vivos que podemos reparar las heridas ajenas. Tenemos en nuestras manos la tirita más grande jamás inventada. Se llama abrazo.

 

 

Parece que si no sangras, no duele.

Parece que si no gritas, no vienen.

Parece que si no te caes, no es importante.

Parece que si no lo enseñas, no existe.

Parece que si no lo nombras, no es.

Aunque no lo digas, te va a seguir sucediendo.

¿En qué lugar del cuerpo se pone la tirita cuando lo que te duele es el mundo?

Cuando alguien caza al león más bello de Zimbaue.

Cuando un hombre dispara al azar a una chica en un cine.

Cuando un niño decapita a un hombre maniatado.

Cuando alguien se viste con una bomba con bolas de acero y clavos y la hace estallar.

Cuando caen bombas sobre Siria.

Artículo relacionado

cuando-nada-parece-salir-bien-piensa-que-el-exito-es-vivir

Cuando nada parezca salir bien... ¡vive!

Cuando la Ucrania ocupada se queda sin tratamiento para el VIH.

Cuando el calentamiento global obliga a otros a marcharse.

¿En qué lugar del cuerpo se pone la tirita cuando lo que te duele es la vida?

Cuando el embarazo es algo que solo le pasará a otras.

Cuando tu futuro no es a su lado.

Cuando tienes que borrar el número de teléfono de tu padre de la agenda.

Cuando intentas hacer desaparecer tu cuerpo comiendo o dejando de hacerlo.

Cuando los días pasan delante de tu cara como una serpiente sin ojos.

Cuando la única emoción que puedes reconocer es el miedo.

Cuando la cama se ha convertido en un útero del que no quieres salir.

Y sin embargo.

Nos queda tanta vida y tanto amor.

Nosotros somos los tejidos vivos que podemos reparar las heridas ajenas.

Tenemos en nuestras manos la tirita más grande jamás inventada.

Se llama abrazo.

Dáselo.

Pídelo.

Adhiérete con el pecho mullido.

Y haz que otros empiecen a curarse de sí mismos.

Artículo relacionado

atrevete-a-decir-lo-que-sientes

Atrévete a decir lo que sientes

Con tu protección.

Que si no sana hoy.

Sanará mañana.

Y si ayer era ayer.

Hoy, ya es mañana.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?