Saber fluir

Aprender a girar con la vida te da perspectiva

En una situación difícil esta actitud puede ayudar a encontrar el mejor camino.

Saber girar se puede definir como un cambio de dirección física en el que pivotamos y sobre todo sentimos las direcciones de las fuerzas que nos rodean, acoplándonos a ellas. O cómo saber fluir con el viento favorable, en lugar de ir en contra, saber volver, desenroscarse.

Es mantener una actitud vital ante la propuesta de un cambio, de un giro de situación,una forma de conducir una fuerza para modularla, sin chocar contra ella, el tenkan del aikido. Para mí el giro es una forma natural en la vida de resolver conflictos y situaciones, por ejemplo de afrontar una enfermedad, que se puede presentar como un obstáculo o fuerza contraria a nuestra dirección vital. En ese caso la curación invita a darle un giro a la propia vida o proceso vital.

Artículo relacionado

salir-zona-confort

Abre tu mente, ¡toda tu perspectiva puede cambiar!

Como un ave en el viento

Hace unos días me quedé contemplando las grullas cuando volvían hacia el norte, a su paso por Zaragoza. De repente, aún con buen día, se encontraban con rachas de viento, del cierzo, que frenaba brutalmente su vuelo.

Pero lo que observé es que no chocaban contra el viento; al contrario, se dejaban llevar por él y entonces este, de forma espectacular, con un giro o remolino las impulsaba a mayor altura hasta que alcanzaban otra corriente que las llevaba en la dirección deseada. Las grullas me dieron una lección de vida.

Dejarse llevar por la situación, aparentemente sin hacer nada, y saber girar con ella buscando la corriente favorable no solo evita un choque brutal sino que enseña, en su lugar, a fluir con el viento y a aprovechar su fuerza para ascender y seguir planeando.

Aunque no lo parezca, para girar bien es esencial estar bien apoyado, conocer el punto de partida, la situación y las fuerzas que nos rodean, por dónde va la corriente. Un enfoque visual panorámico. También es básico tener en mente un punto de referencia, el lugar hacia el que se quieren dirigir los pasos, porque un camino sin meta es un camino ciego y vacío.

Se trata de avanzar despacio, de evitar cambios bruscos y planificar con calma lo que se quiere en la vida, porque todo es mejor cuando se respeta el propio ritmo y se sabe qué se desea. Hablar con amigos cercanos y escuchar su punto de vista puede orientar en el giro. Hay que estar atento, ver otras perspectivas y también ser valiente, para gozar del giro y de la vida.

Artículo relacionado

sentido-vida

Encontrar el sentido de la vida hasta en momentos difíciles

Abrir la perspectiva

Al girar se ve lo que se tiene delante, pero también detrás, a izquierda y derecha. Contemplar la vida desde otros ángulos ayuda a entender el pasado y emprender el futuro disfrutando del presente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?