Pacientes informados

Leer también es cuidarse

¿Te informas sobre tus problemas de salud? ¿Sobre los cuidados médicos que necesitas? Estar informado te permite tomar decisiones y ayuda a la curación.

Hoy quizá más que nunca buscamos la salud en los libros y en las revistas: en ellos aprendemos sobre medicina y nos formamos un concepto propio de salud. ¿Cómo no vamos a recomendarlos como terapia, si es probablemente donde más información sobre salud hay?

La lectura puede ser terapéutica: eso depende de lo que yo escriba, de mi intención de escritor, y también de lo que tú, que me estás leyendo, puedas interpretar de mis palabras escritas. Con mis palabras puedo producir placebo o nocebo, ayudarte a resolver un problema de salud o complicarte la vida.

Artículo relacionado

Leer-salud

5 libros para mejorar tu bienestar a través de la lectura

Informarse sobre la propia salud: un derecho y una terapia

Escribir y leer es una forma de comunicarse, de entenderse, de trasmitir conocimiento y ánimos.

A través de la lectura es el paciente el que afronta la situación y comprende e interpreta lo que se escribe. Junto a la reflexión y el entendimiento se da a la vez la aceptación o no de lo que se entiende, pero además el paciente toma decisiones, que son tan importante como la reflexión.

La curación depende también de lo que seamos capaces de interpretar y de poner en práctica.

Es bueno que el paciente lea sobre su salud y su enfermedad, que pueda aprender sobre los cuidados que necesita y el tratamiento que está siguiendo. Es bueno que lea los consentimientos informados y los prospectos, y luego tome sus decisiones. Por eso, en mi opinión, no es razonable que el terapeuta desaconseje leer los prospectos o la información disponible en las bibliotecas o en Internet.

La lectura y la reflexión son importantes para la salud. En los niños la lectura ayuda a construir su confianza y autoestima, a superar depresiones y duelos, y a elegir estilos de vida saludables. Aporta ideas sobre cómo cuidarse y resolver la enfermedad.

Artículo relacionado

Leer es parecido a meditar

¿No meditas? Leer puede ser casi tan bueno para ti

Cribar la información

Hoy día las posibilidades de tener a mano los libros se han multiplicado enormemente. Se puede tener acceso a las mejores bibliotecas del mundo y consultar miles de revistas y publicaciones médicas, así como una abundante literatura.

Se abre un mundo inmenso para explorar, pero hay que buscar dónde está exactamente lo que uno necesita para su salud.

La respuesta está en los libros, pero en algunos casos eso es como decir que está en la selva o en la montaña cuando uno nunca ha estado ahí. En en casos casos, lo que necesitaría, probablemente, es un guía. Ahora bien, conforme vamos explorando selvas, montañas y bibliotecas, nos vamos convirtiendo en nuestros propios guías, con capacidad de ayudar a los demás.

Recomendaciones

  • A través de los libros se puede adquirir salud, autoestima, habilidades sociales, técnicas de terapia, salud mental… Pero las posibilidades de comunicación y aprendizaje que hoy brinda la lectura están aún por explorar. Estamos ante nuevos retos de conocimiento y no hay que dejar nunca de buscar nuevos caminos.
  • Para que un médico pueda tratar o emplear los libros como terapia, el paciente debe poder implicarse a nivel personal con lo que los libros explican.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?