7 estrategias para encender tu calefacción interna
Ver en navegador
CuerpoMente Boletín
Domingo 29 de noviembre de 2020

¡Ha llegado el frío! 7 estrategias para encender tu calefacción interna

Mayra Paterson
Redactora Jefe de Cuerpomente

A la que han bajado un poco las temperaturas, parece que muchos estamos agradeciendo llevar la mascarilla al salir a la calle. Las terminaciones nerviosas sensibles al frío se concentran en la cara ¡y la llevamos tapada!

Pero el frío no ha hecho más que empezar… y tímidamente. Ni siquiera hemos entrado aún en el invierno. Cuando las temperaturas bajan, esos termorreceptores sensibles al frío que tenemos en la piel envían señales de alerta al hipotálamo, una pequeña región del cerebro que se encarga, entre otras muchas cosas, de activar una respuesta ante el frío aumentando la temperatura corporal. ¡A nuestro cuerpo le ayuda sentir el frío en la cara para adaptarse a él!

Así que no te fíes. Cuando llegue más frío, no habrá mascarilla que valga. Por eso queremos proponerte hoy diferentes formas de encender tu calefacción interna y no pasar frío este invierno. Hay personas más frioleras que otras, pero todos podemos hacer cosas para ayudar a nuestro cuerpo a mantenerse caliente o a entrar rápidamente en calor cuando el frío arrecia.

Ahí van nuestras siete propuestas:

  • Activa tu metabolismo mejorando ciertos hábitos: Muchos de nuestros hábitos desequilibran nuestro metabolismo y hacen que tengamos más frío. Cambiarlos es más ecológico y saludable que subir la calefacción. La medicina naturista te propone despertar tus propios recursos para entrar en calor adaptando la alimentación, haciendo un tipo de ejercicio que active tu metabolismo y tomando ciertas infusiones termogénicas.
  • Apuesta por la cocina lenta: Si en invierno nos apetecen tanto los pucheros y otros platos de cuchara es en gran parte porque la cocina lenta ayuda a combatir el frío. Nuestro estómago es el caldero del cuerpo según la medicina china y, cuando hace frío, necesita que le dejemos hacer su labor ofreciéndole alimentos calientes, nutritivos y cocinados con mimo que no le den trabajo extra. Los fogones y el horno son nuestros aliados, aunque si te animas también puedes poner en tu vida una olla lenta. La experta en cocina saludable María del Mar Jiménez te cuenta todos los secretos de cómo elegir y utilizar una olla lenta que te permitirá conseguir los sabores y nutrientes de las cocciones prolongadas sin tener que estar pendientes de ellas.
  • Toma algunos crudos a temperatura templada. Las frutas y verduras crudas nos vienen muy bien en esta época por sus vitaminas, pero en exceso enfrían y debilitan el aparato digestivo. No renuncies por completo a las ensaladas, pero intenta introducir en tu dieta alimentos crudos de otras formas menos frías. Estas sopas raw se preparan con ingredientes crudos pero se pueden tomar templadas: siempre que nos las calientes a más de 40 ºC conservarán sus nutrientes intactos. Para desayunar también puedes probar estos originales smoothies calientes para el invierno, repletos de frutas y verduras frías que se atemperan añadiendo una base caliente.
  • Toma alimentos que por naturaleza te calientan. Algunos alimentos caloríficos nos calientan por dentro gracias a sus energéticos nutrientes o propiedades termogénicas. Lo has adivinado: el jengibre está entre ellos... ¡Inclúyelos en tus menús!
  • Calienta tus pulmones con la respiración de fuego. Para entrar en calor la medicina ayurvédica de la India recomienda la “respiración de fuego”, que fortalece los pulmones, especialmente en época de frío. Inspira normalmente y, a continuación, espira con fuerza por ambas fosas nasales. Empieza lentamente y ve aumentando el ritmo, sin miedo a hacer ruido. Es una de las estrategias contra el frío que propone el doctor Daniel Bonet. Haces una ronda de 30 exhalaciones, descansas un minuto y vuelves a empezar, 5 rondas por la mañana y otras 5 por la tarde.
  • Date un baño reactivador para calentar los pies fríos. En este otro artículo sobre cómo mejorar la circulación para que no se te queden los pies fríos encontrarás una eficaz técnica de hidroterapia que alterna agua caliente y fría para reactivar al momento la circulación de tus pies y calentarlos al instante.
  • Prepárate tu propio aceite de masaje para entrar en calor. Combinando plantas como la artemisa, la caléndula y el jengibre puedes elaborar un aceite de masaje casero que no solo calentará tu piel sino que, además, te ayudará a relajarte.

¡Feliz domingo!

 

Lo mejor de la semana
La vitamina E y los carotenoides protegen la memoria y la concentración
Cerebro más sano
La vitamina E y los carotenoides protegen la memoria y la concentración
6 formas muy útiles de aprovechar las bolsitas de sílice antihumedad
Reúsa y recicla
6 formas muy útiles de aprovechar las bolsitas de sílice antihumedad
Adelgaza con estas 4 superinfusiones
Adelgaza con salud
Adelgaza con estas 4 superinfusiones
Qué es la kale y cómo comerla
Cocinar con kale
Qué es la kale y cómo comerla
¿Qué es en realidad la flora intestinal y cómo funciona?
Bacterias saludables
¿Qué es en realidad la flora intestinal y cómo funciona?
7 alternativas sostenibles al aguacate
Alimentos locales
7 alternativas sostenibles al aguacate
Homocisteína, la hermana secreta del colesterol
Enemigos de la salud
Homocisteína, la hermana secreta del colesterol
¿Cuál es el suplemento de calcio más recomendable?
Complementos nutricionales
¿Cuál es el suplemento de calcio más recomendable?
Cómo preparar polvo dentífrico (natural y ecológico) en casa
Hecho en casa
Cómo preparar polvo dentífrico (natural y ecológico) en casa
A ser padres también se aprende
Educación parental
A ser padres también se aprende
PODCAST
PUBLICIDAD
La frase de la semana
banner-newsletter
exclusivo
Recíbelas en tu casa, cada mes y al mejor precio
Escuela CM
Síguenos
CuerpoMente
MenteSana
Para darse de baja del servicio, acceda al siguiente enlace Baja Newsletter