Bucay responde

¡Siempre cedo yo! Cómo afrontar una crisis laboral. Mejorar las relaciones a distancia

Jorge Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de las personas que siempre ceden para no discutir, de cómo ganar intimidad con una pareja a distancia y cómo tomar decisiones ante los problemas de trabajo

1 / 3
 9-consejos-relaciones-a-distancia-funcionen. comunicación difícil pareja a distancia

1 / 3

Comunicación difícil en la pareja a distancia

Llevo meses saliendo a distancia con un chico. Es tímido, desconfiado e inseguro... Todo dicho por él. Cuando nos vemos, todo es maravilloso, pero cuando nos separamos, la comunicación es muy difícil. ¿Qué me aconsejáis?
Virginia (madrid)

Estimada Virginia: 

  • Por lo que nos cuentas, tu chico posiblemente necesita de una buena cuota de intimidad para “abrirse”. Parece ser que tú has conseguido eso que pocos logran con él. Aun así, un clima que promueva la intimidad no depende solo de la persona con la que se comparte, sino también del contexto. Es posible que el de la comunicación a distancia, por más tecnológicamente avanzados que estemos, no sea adecuado para que él se sienta cómodo.
  • Lo que para algunos funciona para otros no... y no hay modo de que tú le fuerces (ni de que él pueda forzarse).
  • Para bien o para mal, esta es la relación que podéis tener. Quizá sea limitada, pero no por ello deja de ser enriquecedora o valiosa.

No todas las relaciones pueden darnos todo lo que buscamos, y esa es una lección que debemos aprender. Intenta disfrutar esta relación sin pedirle que sea más de lo que es.

  • Si lo haces, cuando llegue el momento de decir adiós, podrás decirlo con una sonrisa, sin guardar rencor, sino, por el contrario, habiendo cosechado buenos momentos y crecimiento mutuo.
agotadas por la crisis laboral

2 / 3

Agotadas por la crisis laboral

Trabajo desde hace bastantes años en la misma empresa y llevamos bastante tiempo ayudando a que salga adelante, pero desde hace unos meses no cobramos y, si cobramos, es muy poco. Primero confié e intenté que todos estuviéramos contentos y positivos, pero no vemos la salida. He sido trabajadora y responsable, y ahora me siento atrapada, perdida, cansada. ¿Qué debo hacer?
Maria (Barcelona)

Querida Maria: 

  • Es comprensible que estéis agotadas y asustadas. Porque aunque parezca que no habéis perdido el trabajo, es como si eso hubiera sucedido: no estáis recibiendo un sueldo y no sabéis si en algún momento lo recibiréis. En estas circunstancias no se trata pues de cómo evitar la calamidad, sino de cómo lidiar con ella. Lo principal es asegurar el sustento básico de vosotras y vuestras familias.
  • Comparado con la posibilidad de no comer o no poder satisfacer cualquier otra necesidad primordial, toda otra consideración (el esfuerzo invertido, la lealtad, el gusto por la tarea...) pasa a segundo plano. Por eso consideramos que esta ha de ser la pregunta que guíe vuestra decisión:

¿Cuál es el rumbo que, hoy por hoy, ofrece las mejores posibilidades de contar, lo más pronto posible, con el sustento mínimo necesario?

  • Si las perspectivas de conseguir un nuevo empleo son muy malas, habrá que quedarse; en caso contrario, habrá que irse. Quizá vuestro empleador comprenda la situación y esté dispuesto a daros cierta flexibilidad horaria para buscar otro empleo mientras aún trabajáis ahí.
siempre cedo yo

3 / 3

Siempre cedo yo

No me gusta discutir. Me siento tan atolondrada y agobiada que, ante cualquier diferencia de criterio con alguien, acabo cediendo. Una buena amiga del trabajo me ha dicho que no se puede ceder siempre y que eso hace que no se tenga en cuenta mi opinión. Pero yo no consigo ver que no querer pelear sea algo malo. ¿Debería cambiar? 
Ángela (e-mail)

Querida Ángela: 

  • Es interesante lo que nos cuentas. Tu amiga te dice que debes dejar de ceder y aprender a sostener tu opinión. Si decides que tiene razón, habrás de comenzar a disentir de otros. Si, por el contrario, crees que se equivoca y que no hay motivo para cambiar... deberás disentir ¡de ella! Es algo cómico, pero no deja de ser maravilloso: te encuentras frente a una situación en la que, de un modo u otro, deberás ejercitar tu propio criterio.

Quizá la dificultad radica en que, para ti, parece que disentir y pelear son la misma cosa.

  • Dices que no ves nada malo en no querer pelear y estamos de acuerdo con eso. Pero ¿eso implica estar de acuerdo en todo? ¿No es posible acaso sostener un desacuerdo sin que eso conduzca a una pelea? Nosotros creemos que sí.
  • Y tal vez, esa debería ser tu brújula: el intento de ejercitar tu propio criterio y, al mismo tiempo, ser respetuoso con el otro. Si lo consigues, la confrontación de ideas no tendrá por qué generar un enfrentamiento. Y tú dejarás de sentirte atolondrada o agobiada.

Envíanos tu consulta a mentesana@rba.es y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

espacios de soledad

Necesito mi espacio en la pareja ¿Cómo supero la fobia a los exámenes? La soledad de la maternidad

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?