Bucay responde

No tengo seguridad. ¿Mi marido es adicto al trabajo? Cómo controlar la rabia

Jorge Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de autoconfianza, ataques de ira y distintas prioridades en pareja.

1 / 3
ataques-de-furia

1 / 3

Cómo controlar la rabia

Me cuesta mucho contener mi enfado. Lo que me preocupa es que suelo aguantarme más en el trabajo o con los amigos que en casa, con mi pareja y mis hijos. No me gustaría que mis hijos me vieran como una gruñona.
Laura (e-mail)

  • Querida Laura: Es lógico que sea con tu pareja y tus hijos con quienes más te enfades y más te cueste contenerte: ellos son quienes más te importan. Eso, precisamente, nos da una clave para pensar dónde se encuentra la raíz de tu enfado.
  • La ira aparece frente a una situación que nos desagrada pero que, además, nos hace sentir impotentes. Y la impotencia genera una enorme tensión que, finalmente, se descarga a través de los gritos y los movimientos bruscos. Son intentos de hacer algo con aquello que siento que nada puedo hacer.

Si las cosas no son como quisieras en tu trabajo o con los amigos, puedes soportarlo. Pero si las cosas no son como quisieras con quienes verdaderamente amas..., eso es más difícil de tolerar.

  • La clave para evitar tus arranques de furia puede estar en no intentar modificar enseguida las cosas que no te gustan. Cuando notes el enfado, pregúntate: “¿Cómo me gustaría que fuesen las cosas?”, y piensa un plan para ir en esa dirección. Si sientes que van cambiando, aunque sea lentamente, tener paciencia comenzará a ser posible.
prioridades-adicto-trabajo

2 / 3

Tener hijos con un adicto al trabajo

Creo que mi marido es adicto al trabajo. No parece tener prisa por volver a casa y los fines de semana se pasa horas consultando e-mails o revisando documentos. Cuando le propongo ver una película o salir a dar una vuelta, dice que no le apetece. Nos casamos hace tres años y hemos hablado de tener hijos. Así no me voy a animar.
Cristina, San Sebastián

  • Querida Cristina: Para considerar cierta conducta como una adicción, no es suficiente con que alguien dedique mucho tiempo a ello. Es necesario, además, que la conducta comporte consecuencias perjudiciales para la persona, que ella misma lo viva como algo que “no puede” dejar de hacer (no como algo que “no quiere” dejar de hacer) y que se recurra a ella como respuesta frente a situaciones de angustia e incertidumbre. Por lo que nos cuentas de tu marido, más bien nos inclinamos a decir que le gusta mucho trabajar.

Artículo relacionado

como superar adicciones

Sexo, comida, tecnología, relaciones... ¿Controlas o te controlan?

  • Ahora bien, que él no tenga un problema no quiere decir que debas adaptar tus expectativas y lo que esperas de una pareja. Tú puedes decidir que no quieres tener hijos con alguien para quien el trabajo es tan importante, y a quien ver una película o salir a pasear contigo no le interesa en la misma medida. Deberás pensarlo bien, porque intentar cambiarlo a él para que se adapte a lo que tú esperas no traerá nada bueno.
seguridad-en-uno-mismo

3 / 3

Recuperar la autoconfianza

No soy capaz de ser todo lo positiva que me gustaría y, además, no tengo seguridad en mí misma. Lo he intentado, pero me veo muy influenciada por mi entorno (he hecho una “limpieza” de amistades y familiares que contribuían a mi malestar). Pasé por una depresión y quiero dar lo mejor de mí y superarme en todos los aspectos.
Bea, Madrid

  • Estimada Bea: Muchas veces, la seguridad no tiene que ver con ser aceptado por los demás, sino por uno mismo, y para eso debemos reconciliarnos con nuestras carencias. Intentar alcanzar la perfección lleva inexorablemente a la frustración, a sentirse incompleto, a pensar: “Cuando sea ‘mejor’, finalmente seré feliz”. Nos dices que hiciste una “limpieza” de gente a tu alrededor y eso puede ser bueno; sin embargo, la raíz del problema quizá no esté ahí.
  • Tal vez de lo que se trata es de eliminar dentro de ti misma esa exigencia de querer superarte en todo y comenzar a estar conforme con quien eres realmente. Intentar superarse siempre es una exigencia demasiado fuerte. Esto no quiere decir que, en ocasiones, no puedas mejorar aquellos aspectos de tu persona que no te gustan, pero es importante que te veas con un poco más de bondad y paciencia, comprendiendo, aceptando y amando, por el mero hecho de ser parte de ti, especialmente esas cosas que aun no te agradan.
  • Piensa en aquellos a los que amas, seguro que no los quieres solo por sus aspectos agradables, seguro que no les retiras tu amor cuando se equivocan o no dan la talla... Sería importante que desarrollaras contigo misma una relación similar a la que tienes con ellos y aprendas a amar todas tus facetas.

Envíanos tu consulta a [email protected] y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

Pienso mucho en la muerte. Me siento sobrecargada. Obsesionada con el control

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?