Bucay responde

Siempre me encargo de todo. ¿Cómo dejo de callarme? ¡Mi pareja me saca de quicio!

Jorge Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de roles en los grupos, miedo a la confrontación e irritabilidad.

1 / 3
siempre me encargo yo de todo

1 / 3

Siempre me encargo yo de todo

En mi grupo de amigas, siempre soy yo quien organiza los encuentros. Aunque me gusta hacerlo, también me agota, pues estoy segura de que, si no fuera por mí, no nos veríamos nunca. Alguna vez he pedido que sea otra la organizadora, pero mi petición cae en saco roto. Y ahora siento que se aprovechan de mí. ¿Cómo puedo dejar de sentirme así?
Arancha, Madrid

  • Estimada Arancha: Siempre que se forma un grupo, las dinámicas internas y las características de cada uno de sus integrantes hacen que a cada persona se le asigne tácitamente un rol. A ti, seguramente por ciertos rasgos que te son propios, te ha tocado ser la encargada de la organización; y, si no lo hicieses, es posible, como dices, que no os vieseis casi nunca.
  • Pero creemos que esto no habla necesariamente del desinterés de tus amigas ni de que se “aprovechen” de ti, pues es probable que no exista mala intención.

Debes poner en la balanza cuánto te molesta ser la promotora y contraponerlo a la gratificación que los encuentros te producen.

  • Si alguna vez no te sientes dispuesta a organizar una reunión, no lo hagas. Espera a que de verdad tengas ganas de hacerlo para que sea una actividad de la que puedas disfrutar.
no sé mostrar mi disconformidad

2 / 3

¿Cómo dejo de callarme las cosas?

Estoy angustiada porque me callo ante actitudes que me parecen injustas o que me perjudican. Mi miedo a expresarme públicamente o a no ser escuchada me paraliza en todas las facetas de mi vida. Así, soy incapaz de comunicarle al maestro de mi hijo mi disconformidad ante ciertas cosas, tengo miedo a hacer reclamaciones, a devolver prendas que compro si luego me arrepiento… ¿Debería hacer terapia?
Ángeles, Madrid

  • Querida Ángeles: Dado que nos dices que este miedo se te presenta en varios aspectos de tu vida, quizá sería interesante que emprendieses una terapia para descubrir por qué temes tanto la confrontación.
  • Mientras, estas pueden ser unas buenas preguntas para ir trabajando el tema:
    • ¿Qué crees que sucederá si se produce un enfrentamiento, un desacuerdo?
    • ¿Temes perder el cariño o el respeto del otro?
    • ¿O más bien temes las represalias que el otro pueda tomar contra ti?

No podemos aspirar a ser queridos por todos: habrá quienes sepan tomar los conflictos por lo que son –desacuerdos respecto a un tema– y habrá también quienes den por perdida toda una relación a causa de una diferencia de opinión.

  • Si lo que temes es el castigo, deberías trabajar tu posibilidad de responder. Cuando pensamos que si alguien nos ataca no sabremos defendernos, entonces solemos sentirnos perseguidos y amenazados. Piensa en los modos que tendrías de defenderte y así podrás encontrar la confianza para tener una confrontación.
pareja me saca de mis casillas

3 / 3

Mi pareja me saca de mis casillas

Hasta ahora todo iba bien con mi pareja, pero últimamente, día sí, día también, me enfado con él. Cualquier motivo es causa de discusión, cualquier cosa que hace o dice me saca de mis casillas. Yo no era consciente de ello hasta que el otro día me hizo ver que no le paso ni una, y tiene razón. ¿Qué está pasando?
Ruth, Málaga

  • Querida Ruth: Nos gustaría felicitarte porque has hecho algo que no siempre es sencillo: reconocer actitudes negativas en uno mismo a partir de la indicación de otro.
  • Pero si ahora eres consciente de tu irritabilidad, y si las causas de esos pequeños fastidios te parecen insignificantes, deberías preguntarte por qué otro motivo estás enfadada con tu pareja. Seguro que hay una razón.
  • Esto no significa que ya no lo quieras. Al contrario, es justamente para cuidar ese amor que deberás buscar en tu interior y ser honesta con él al contarle con qué aspecto o asunto estás molesta. Los pequeños malos tratos sin razón deterioran una relación en mayor medida que el tener una gran discusión sobre un punto justificado.
  • Si le hablas de lo que realmente te pasa, estarás buscando su apoyo, y él lo sentirá así.

Envíanos tu consulta a [email protected] y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

seguridad-en-uno-mismo

No tengo seguridad. ¿Mi marido es adicto al trabajo? Cómo controlar la rabia

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?