Bucay responde

Los hijos de mi pareja me ignoran. ¿Cambio de profesión? No avanzo en terapia

Jorge Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de familias reconstituidas, de trabajar por cuenta propia y de la impaciencia.

1 / 3
etapas sexualidad

1 / 3

¿Cómo relacionarme con los hijos de mi pareja?

Los hijos de mi pareja, que tienen 25 y 26 años, no han aceptado que su padre haya iniciado una nueva relación. Además de hacérmelo saber, he sido agraviada más de una vez por la madre de los chicos. Al verme tan acribillada, un día cometí el error de hablar mal de su madre. Desde entonces, es como si no existiera para ellos. Sé que me equivoqué y les he pedido disculpas. Mientras, quien sufre es mi pareja. ¿Qué puedo hacer para mantener una mínima relación con sus hijos?
Imma, Tarragona

  • Querida Imma: Ensamblar una familia es una cuestión de tiempo y trabajo.
  • Te sugerimos que hables de nuevo con los hijos de tu pareja teniendo en cuenta dos cuestiones: primero, son adultos y debes tratarlos como tales; y, segundo, no tienen ninguna obligación de quererte ni de llevarse bien contigo.
  • Podrías decirles que lamentas lo ocurrido y que te gustaría mantener una relación cordial, especialmente por lo que tú y ellos tenéis en común: el amor por su padre.

Intenta no esperar un acuerdo inmediato. Cuéntales lo que sientes y déjalo reposar. Les llevará tiempo, pero, si no presionas, quizá te sorprendas de los resultados.

me lanzo a un nuevo negocio

2 / 3

¿Me lanzo a la piscina?

Llevo cinco años trabajando en la misma empresa y me considero afortunada por tener un empleo en los tiempos que corren. Sin embargo, yo siempre he querido dedicarme a algo completamente diferente y, desde hace un par de años, me ronda por la cabeza una idea de negocio. Sé que estoy capacitada para llevarlo a cabo, pero con la crisis actual, me da miedo dejar mi trabajo y lanzarme a la piscina. ¿Cómo puedo superar este temor?
Helena, Madrid

  • Querida Helena: Tu consulta nos permite replantear un tema que habitualmente abordamos en la revista: el miedo. Solemos decir que el miedo nos disuade de avanzar en nuestro desarrollo personal. Pero a veces también puede sernos de utilidad: es una sensación que nos alerta de que determinado curso de acción puede tener consecuencias peligrosas.
  • Si después de evaluar el contexto y tus recursos sigues teniendo miedo, es muy posible que estés percibiendo que tu decisión conlleva un riesgo que quizá no estés dispuesta a tomar.
  • No siempre hay que “atreverse”; la salud emocional consiste en decidir qué riesgos se está dispuesto a correr y cuáles no. Tal vez los riesgos te parezcan demasiado grandes, por lo menos mientras dure la situación actual. O tal vez no, y estés dispuesta a arriesgarte.

Esa es una decisión que nadie puede tomar por ti. Si has evaluado los riesgos y decidido en consecuencia, no tendrás por qué arrepentirte de tu elección.

demasiado-impaciente-con-la-terapia

3 / 3

Siento que no avanzo en terapia

Hace poco más de medio año que estoy acudiendo a terapia. Tenía muchas ganas de seguir este proceso de autoconocimiento para mejorar varios aspectos de mi vida. Ya sé, como me avisó mi terapeuta, que se trata de un proceso lento y que no existen las fórmulas magistrales. Pero estoy empezando a impacientarme. Si me encuentro ante situaciones que no sé afrontar o me desanimo o estoy triste..., pienso que no me sirve de nada la terapia, que no avanzo, que no tengo herramientas para estar mejor. ¿Cómo puedo curarme de mi impaciencia?
Estrella, San Sebastián

  • Querida Estrella: Lo que te sugerimos es que le hables a tu terapeuta de aquello que te molesta de la propia terapia. Cuéntale esos momentos en los que sientes que no te funciona, cómo te impacientas e incluso –¿por qué no?– cómo te enfadas con él o ella porque no te ofrece las herramientas que necesitas. Seguro que sabrá escucharte.
  • Esto es muy importante porque las cosas que nos suceden en y con la terapia son, frecuentemente, las mismas que nos suceden fuera de ella. Así, quizá puedas explorar también tu impaciencia con el resto de los procesos de tu vida.
  • Tal vez podrías preguntarte, por ejemplo, por esas ocasiones en las que te desanimas o entristeces y ver si no hay también allí alguna impaciencia tuya. No sería raro que así fuese.

Envíanos tu consulta a [email protected] y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

Estoy enamorada de un amigo

Enamorada de un amigo. ¿Cómo aprendo a escuchar? Todos opinan sobre mi hija

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?