Bucay responde

¿Soy demasiado generoso? Mi pareja siempre discute con mi hermana. ¿Estoy obsesionada con el orden?

Jorge y Demián Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de si sentimos que cedemos demasiado, de las malas relaciones de tu pareja con tu familia y de si la limpieza excesiva se vuelve enfermiza.

1 / 3
limpiar-hogar

1 / 3

¿Estoy obsesionada la limpieza?

En cuanto mis hijas entran en casa les estoy diciendo que se cambien el calzado y no soporto que dejen sus cosas en el comedor. A veces me pregunto si no me paso, porque, encima, ellas no cambian. ¿Me estoy obsesionando con el orden y la pulcritud?
Luisa (e-mail)

Apreciada Luisa:

  • Parece, en efecto, que el cuidado por el orden y la limpieza ha tomado para ti un carácter un tanto nocivo.
  • Hay dos modos de medirlo: por el malestar que puede generarte y por los roces que te ocasione con otros.

Más allá de lo que les hayas inculcado, tus hijas deberían poder elegir cuán pulcras y ordenadas quieren o no ser.

  • Por ello te recomendamos que establezcas reglas diferentes para los sectores comunes de la casa y para sus dormitorios. En el comedor, los baños... deberán respetar el orden y la limpieza; en sus cuartos podrán mantener el orden (o el desorden) que quieran.
  • De esa manera no tendrás que estar detrás de ellas todo el tiempo, lo que seguramente las agota a ellas y a ti.

Nos queda tu malestar: si sientes que el más mínimo desorden o suciedad te llena de ansiedad, es posible que se trate más bien de una conducta neurótica.

  • Tendrás que investigar qué hay detrás de ello (¿una necesidad de control, tal vez?) y trabajar para tolerar que las co- sas no sean como te agradaría.
soy demasiado generoso

2 / 3

Siempre cedo yo

Siempre me he llevado bien con todo el mundo, pero lo que antes veía como una virtud ahora me parece que no lo es. Una mala experiencia (he prestado dinero y se han aprovechado de mí) me hace pensar que igual no he tenido problemas porque siempre he cedido. ¿Es un defecto? ¿Algo que debería trabajar?
Helena (e-mail
)

Querida Helen:

  • Déjanos contestarte con un pequeñísimo cuento:

Había un hombre rico que era muy avaro consigo mismo y con los demás. Fue a buscar el consejo de un maestro Zen y le preguntó si debía ser más generoso. El maestro levantó su mano y extendió los dedos lo más que podía. ‘¿Cómo llamarías a mi mano si estuviera siempre en esta posición?’, preguntó. ‘Deforme’, respondió el hombre.

El maestro cerró su mano en un apretado puño y dijo: ‘¿Y cómo la llamarías si estuviera siempre así?’. ‘Lo mismo –dijo el hombre–: deforme’. ‘Ya has comprendido’, sentenció el maestro”.

Ninguna postura es virtuosa si es rígida. Si siempre cedes, se convertirá en un problema. Si nunca cedes, se convertirá en un problema.

  • Si te adaptas a toda circunstancia, sufrirás. Si siempre esperas que sea el otro quien se adapte, sufrirás.
  • De lo que se trata es de tener flexibilidad, de pasar de una posición a otra según tus deseos y lo que las circunstancias demanden.
  • Tendrás que ir de situación en situación, entrenarte en hacer una lectura de cada conflicto y decidir cómo actuarás.

Ninguna receta universal será realmente nutritiva.

mi marido se enfada con mi hermana

3 / 3

Mi marido siempre se enfada con mi hermana

Siempre estoy mediando entre mi marido y mi hermana. Antes se llevaban bien, pero desde que ella se mudó a nuestro barrio, discuten a menudo. Es como si con cierta distancia todo funcionara mejor. Me da miedo que por su culpa me acabe alejando de mi familia.
Emi (e-mail)

Querida Emi:

  • Es probable que, como dices, haya más discusiones entre tu marido y tu hermana dada la mayor frecuencia de sus encuentros.
  • Quizá debas preguntarte si no estás incluyendo a tu hermana en vuestra cotidianidad de una forma que resulta invasiva para tu marido.

En realidad, él no eligió casarse con ella, de modo que no tiene por qué pasar tanto tiempo en su compañía.

  • Tú lo has diagnosticado: con algo de distancia las cosas funcionan mejor. Eso no quiere decir que tú debas privarte de compartir con ella (o con quien sea) el tiempo que desees. ​Así que tendrás que encontrar modos de estar con ella que no incluyan a tu marido.
  • Los encuentros no siempre tienen que ser en tu casa, ni, si son fuera, él tiene que estar invitado. Cierta distancia en las relaciones es beneficioso, y eso vale también para tu matrimonio.

Si lo conseguís, habrá espacio para que tú hagas lo que deseas sin que él tenga que hacer lo que no es su elección.

Puedes enviarnos tu consulta a mentesana@rba.es y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

relaciones-sexuales-insatisfactorias

Mi pareja tiene problemas sexuales ¿Cómo recupero la complicidad con mi hijo? Mis amigos son unos criticones

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?