Bucay responde

Me pesa cuidar de mi madre ¿Puedo sanar mi niño anterior? Me divorcio por los celos

Jorge y Damián Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de ser demasiado celoso, del cuidado de los padres y de recuperar el tiempo perdido en la infancia

1 / 3
Cuidar de mi madre

1 / 3

Me pesa cuidar de mi madre

Cuando mi madre enviudó hace diez años, le pedí que viniera a vivir a casa; y así lo hizo. Es ahora cuando empiezo a sentir el peso de cuidar de ella. Aunque está bien de salud, pienso que con los años me va a ne­cesitar más y siento mucha angustia. Tengo tres hermanos, pero siento que yo adquirí ese compromiso y no puedo dar marcha atrás. ¿Cómo puedo llevarlo mejor?
María Jesús, Vitoria

Querida María Jesús:

  • Lo primero que deberías considerar es que, en verdad, sí puedes dar marcha atrás: podrías llamar a tus hermanos y decirles que no quieres cuidar más a tu madre, podrías quizá llevarla a una residencia... Podrías, pero no lo haces. Y no lo haces por una buena razón: no quieres.
  • Cuando empezamos a pensar que algo nos es impuesto, comenzamos a sentirnos avasallados por la situación; pero cuando recobramos la conciencia de que, dentro de las posibilidades, eso es lo que hemos elegido, podemos reconciliarnos con lo que sucede, aunque no sea lo que más nos guste.
  • Parece que tú prefieres acompañar a tu madre a no ocuparte de ella y cargar con ese dolor. Aun así, no está de más que compartas esa responsabilidad con tus hermanos.

El deterioro de un ser amado es un proceso difícil de atravesar y, si se puede compartir con otros, se sobrelleva algo mejor.

  • Por último, querríamos aconsejarte que mantengas vivos otros espacios en tu vida para que el cuidar de tu madre no se convierta en el centro de tu existencia.
resolver crisis pareja

2 / 3

Nos divorciamos a causa de mis celos

Me siento muy mal porque mi mari­do me ha pedido el divorcio cansado de mis escenas de celos infundados. Él es una persona buena y respon­sable, pero yo siempre me invento y le reprocho que está con mujeres, y quiero saber constantemente dónde se encuentra y qué hace. No quiero perderlo, pues lo quiero, pero no sé a quién recurrir. ¿Debería ir a terapia?
Itzel, México D. F.

Querida Itzel:

  • Creemos que, en efecto, sería bueno que empezaras algún tipo de psicoterapia o que, al menos, profundizaras en tus sentimientos de celos. Estos siempre tienen origen en los sentimientos del que cela y no en las actitudes de aquel al que van dirigidos.
  • A menudo conducen a actitudes de desconfianza y control, con un gran poder destructivo. Por eso deberías indagar qué se oculta detrás de tus celos. 
  • Puede que sea una gran inseguridad, que no te acabes de creer que tu marido te ha elegido. Puede que los celos sean una expresión de lo mucho que necesitas a tu marido.
  • La gama de vivencias que se esconden detrás de los celos puede ser muy amplia y, por ello, un terapeuta podría ayudarte; pero, aun sin una terapia, si te sinceras, podrías encontrar algunos indicios de qué es lo que te ocurre.

Sostener la idea de que los celos son algo tuyo te ayudará a no cargar a la cuenta de tu marido tu angustia y, así, irás sanando el vínculo.

Recuperar la niña perdida

3 / 3

¿Cómo puedo sanar a mi niña interior?

Cuando era pequeña, mis padres no pudieron hacerse cargo de mí y que­dé al cuidado de mis tíos, quienes me criaron con todo su amor. Sin embar­go, no he logrado deshacerme de cierto sentimiento de niña abando­nada. Me gustaría tanto haber vivido muchos momentos de mi infancia con mis padres... y eso es ya irrecu­perable. ¿Cómo puedo superarlo?
Naiara, Madrid

Estimada Naiara:

  • Según el modelo del “niño interior”, el niño –o la niña– que fuimos aún vive dentro de nosotros, con sus gustos, formas de divertirse y... heridas. Como dices, ya no puedes lograr que aquellos que debían haberte nutrido, cuidado o consolado en el pasado lo hagan hoy.

Pero hay alguien que sí puede darle a tu niña interior lo que necesita: tú misma.

  • Como adulta, puedes –y debes– darle aquello de lo que ha carecido en su infancia –la tuya–.
  • Primero, identifica qué carencias ha tenido, con qué dolores carga, qué hubieras querido compartir con tus padres, para luego buscar el modo de procurártelo.
  • Llévate de paseo, cómprate cosas bonitas, mímate. Y algo muy importante:

Deberás decirle a tu niña, con la mayor convicción de la que seas capaz, que, pase lo que pase, siempre estarás con ella para cuidarla y consolarla.

Envíanos tu consulta a mentesana@rba.es y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

dudar-decisiones

No disfruto de mi vida sexual ¿Cómo dar seguridad a mi hija? Me arrepiento de mis decisiones

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?