Bucay responde

Me siento insatisfecha con mi vida ¿Sigo mi cabeza o mi corazón? Mi hija es adicta al móvil

Jorge y Demián Bucay

Cada semana Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Hoy hablamos de las relaciones de los adolescentes, de cuándo seguir a la intuición o de cómo recuperar nuestra autoestima.

1 / 3
vivir-sin-internet

1 / 3

Mi hija no puede vivir sin internet

Mi hija, de 16 años, se pasa las tardes, las noches y los fines de semana conectada a las redes sociales y con su teléfono, lo que genera fuertes discusiones en casa. A mí me gustaría que saliera más con sus amigas. Me acuerdo de mi adolescencia y no puedo evitar que mi hija me dé lástima, porque creo que se está perdiendo muchas vivencias. Necesito algún consejo que nos pueda ayudar a afrontar esta situación.
Dora, Córdoba

Querida Dora:

  • La adolescencia es el momento en que empezamos a abrir nuestro espectro de interacciones sociales. Por eso, no solo es entendible que tu hija esté pendiente de las redes sociales sino que es sano: es lo que debe hacer en este momento de su vida.
  • Entendemos que, desde tu punto de vista, internet no sea el mejor modo de hacerlo. Pero creemos que sería bueno que intentases no comparar tu adolescencia con la de tu hija: son épocas distintas en las que los gustos, las modas y los modos de encuentro son diferentes.
  • No te engañes por la apariencia virtual de las actividades que se realizan a través del teléfono; muchas veces los vínculos que se crean son importantes y valiosos para quienes los sostienen.
  • Si te preocupan las cosas que se perderá, intenta contarle tus experiencias y las cosas que tú disfrutabas a su edad y recomiéndale que incluya también algo de eso en su vida.

Pero procura no sancionar negativamente el modo en que ella está desarrollando su sociabilidad.

 

razon-o-emocion

2 / 3

¿Seguir el corazón o la razón?

Muchas veces siento que mis sentimientos y mis pensamientos no tienen nada que ver; es decir, siento de una forma, pero pienso y actúo de otra distinta. Sin embargo, solamente soy consciente de esto justo después de haber actuado. Esta dualidad me provoca una inseguridad que hace que me resulte muy difícil tomar decisiones, ya que siento que me comporto de forma inmadura. ¿Cómo puedo conjuntar mi corazón y mi mente?
Sara, Madrid

Estimada Sara:

  • Lo que nos sucede la mayoría de las veces –aunque no siempre– es que la mente o los pensamientos nos indican un curso de acción más seguro: abogan por una mayor estabilidad y tranquilidad.
  • En cambio, el corazón o los sentimientos suelen señalar un camino más arriesgado: apuestan por el entusiasmo y la emoción.
  • ¿Cómo decidir, entonces, entre uno y otro? La cuestión no es sencilla, pero creemos que se puede resumir en la evaluación del riesgo:
  • Escucha las dos partes y luego decide qué riesgos estás dispuesta a correr y cuáles no.

En ocasiones, los riesgos serán aceptables y las emociones, prometedoras, por lo que prevalecerán los sentimientos; en otras, el entusiasmo no compensará el peligro, y prevalecerá la razón.

 

insatisfaccion vital

3 / 3

Me siento insatisfecha con mi vida

Aunque tengo una pareja y un hijo pequeño a los que quiero con locura, tengo la sensación de que he nacido para algo muy diferente a lo que es mi vida hoy. Siento que he desperdiciado muchas oportunidades que hoy me serían muy útiles, como por ejemplo estudiar. Desde hace unos años, me relaciono con personas a las que considero muy inteligentes, y me siento muy in- ferior. ¿Qué podría hacer para conocerme mejor y saber qué es esa insatisfacción que noto?
Isabel, León

Estimada Isabel:

  • Nunca es tarde para comenzar a conocerse y, a partir de ello, emprender nuevos rumbos y desafíos. Dilucidar de dónde proviene esa sensación de insatisfacción es un proceso que te llevará algún tiempo.
  • Será importante que te centres en aquellos aspectos que tú sientes que deberías desarrollar, más que en la comparación con los demás.
  • Si crees que te interesa ser más “culta” y que estudiar te permitiría moverte en esta dirección, busca el modo de intercalar alguna actividad académica con tu vida de pareja y tu rol de joven madre.

Pero atención: la cuestión de sentirse inferior depende más de un sentimiento interno que de lo inteligente o culta que eres en relación a los otros.

  • Por eso creemos que deberías abandonar la idea de que eres inferior solo por no saber. Nos cuentas que has conseguido formar una familia, lo que no es poca cosa. Si comienzas a valorar esto, ganarás confianza para emprender nuevos proyectos.

Puedes enviarnos tu consulta a mentesana@rba.es y la trataremos en los próximos consultorios.

Artículo relacionado

abrirme a los demas

Cómo le digo a mis hijos que soy lesbiana. ¿Puedo superar mi timidez? Mi madre me controla

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?