Cómo ahorrar dinero y energía al poner la lavadora: 10 trucos

Si sigues algunos consejos y trucos al hacer la colada, lavarás la ropa de una manera más respetuosa con el medio ambiente y ahorrarás mucha energía y dinero. Te explicamos cómo evitar los errores más graves.

Hombre poniendo en marcha una lavadora
Pexels
¿Sabías que la lavadora es uno de los mayores consumidores de energía en el hogar? Viendo los altos precios de la energía y pensando en la protección del clima, vale la pena echarle un vistazo más de cerca a cómo la utilizamos. Seguir algunos consejos puede hacerte ahorrar mucho dinero al poner la lavadora.

Cómo ahorrar dinero al lavar la ropa

Hay una lavadora en alrededor del 96% de los hogares y no siempre se usa de la maneras más eficiente. ¿Encender la lavadora medio llena? ¿Lavar la ropa a 60 grados? ¿Utilizas mucho detergente? Si evitas estos errores comunes, puedes ahorrar mucho dinero, agua y electricidad mientras proteges el medio ambiente y el clima. Y tu ropa también saldrá ganando.

1. Haz la lavadora con carga completa

Si es posible, enciende tu lavadora solo cuando esté realmente llena. Si pones en marcha máquinas medio llenas desperdicias energía, agua y detergente. Ve recogiendo la ropa de colores y la ropa clara por separado y lávalas cuando la máquina esté llena.

Si la máquina cuenta con un programa ecológico de media carga puedes hacer una excepción a esta norma, aunque probablemente saldrás ganando si haces un lavadora a carga completa en lugar dos lavados a media carga (estos ahorran en torno al 30%, no el 50%).

2. Lava a 40 ºC como máximo

Para prendas como vaqueros, camisetas o jerseys, 30 o como máximo 40 ºC son suficientes para limpiarlas. El lavado a 60 ºC solo se recomienda para ropa interior, ropa de cama, toallas y ropa muy sucia.

Puedes olvidarte del ajuste de 90 ºC en la lavadora, porque solo se justifica en casos excepcionales. Cuanto mayor sea la temperatura, mayor será el consumo de energía y más caro te saldrá.

Puedes ahorrar hasta 17 euros al año si lavas a 30 en lugar de a 60 ºC (suponiendo que haces dos lavados a la semana). Con los precios actualmente en aumento, los ahorros podrían ser aún mayores.

3. Usa una cantidad mínima de detergente

Demasiado detergente puede dañar el medio ambiente. Incluso el mejor detergente ecológico tiene un impacto porque debe fabricarse, envasarse, transportarse y eliminarse de las aguas residuales.

Para reducir el esfuerzo y el impacto ambiental, siempre debes usar detergentes y productos de limpieza con la mayor moderación posible.

Además las lavadoras modernas reconocen cuándo se ha usado demasiado detergente y lo compensan con ciclos de enjuague adicionales y mayores cantidades de agua. Como resultado, el proceso de lavado lleva un tiempo innecesariamente largo y la lavadora desperdicia energía. Vale la pena seguir las instrucciones de dosificación de los detergentes.

Te en cuenta que, aunque en tu zona el agua sea "dura" (rica en calcio), es conveniente que elijas la dosis de detegente recomendada para el rango de dureza "media". La dosificación según el rango de dureza "dura" solo tiene sentido para ropa muy sucia.

4. No es necesario el prelavado

El programa de prelavado casi siempre es superfluo. Los textiles de uso diario con suciedad normal se pueden lavar en cualquier lavadora moderna sin necesidad de un prelavado.

El prelavado solo es útil para ropa muy sucia. En cualquier caso, remojar la ropa en vinagre de limpieza antes de ponerla en la lavadora es más sostenible e igual de efectivo.

5. Lavar con menos frecuencia

No te preocupes, no te recomendamos llevar ropa sucia o maloliente. Pero al igual que ocurre con la ducha, a menudo nos excedemos con el lavado. Puedes usar un par de jeans durante unos buenos cinco a diez días, siempre que no los manches con algo, por supuesto.

No todas las camisetas necesitan lavarse después de haberlas usado una vez. A menudo es suficiente con dejarla tendida al aire libre unas horas.

6. Usa pocos productos de limpieza

Si haces caso al marketing de las empresas, necesitas un detergentes para la ropa de color, otro para la blanca, otro para la oscura, otro para la lana, otro para quitar manchas, un suavizante, un antical, un detergente líquido y otro en polvo....

Es demasiado. En la mayoría de las cosas es suficiente con un detergente normal y otro para prendas muy delicadas. Ahorrarás dinero y residuos de envases (que has pagado).

7. Usa el programa correcto

Las lavadoras modernas suelen tener una gran cantidad de programas de lavado diferentes o posibles combinaciones de programa, temperatura y velocidad de centrifugado.

Si usas el programa incorrecto o la temperatura incorrecta para tu ropa, es posible que esta se deteriore rápidamente. Por lo tanto, lee las instrucciones de uso de tu lavadora y las indicaciones para el lavado de tus textiles.

Después de todo, tener que desechar prendas porque de repente se han quedado pequeñas o rosadas, o tener que lavarlas dos veces porque no quedaron bien no es lo más sostenible.

8. Limita el uso de la lavadora

Si tienes la oportunidad de secar la ropa en un tendedero, deberías hacerlo. En este caso, realmente es un desperdicio de energía usar una secadora.

La ropa a menudo se seca aún más rápido en el balcón o en el jardín. Sin embargo, hay una secadora en muchos hogares, si el tuyo es uno de ellos, pregúntate si no podrías tender la ropa (o al menos parte de ella) al aire libre.

9. Pasa del programa corto

Muchas lavadoras actuales tienen los llamados programas de lavado cortos, con solo presionar un botón, puede reducir el tiempo de lavado a la mitad o incluso más. Puedes creer que esto significará un ahorro, pero la verdad es exactamente la contraria.

Si dejas la ropa en la lavadora durante varias horas, puede remojarse más tiempo y el detergente funciona mejor. En cambio, con un programa de lavado corto, la máquina tiene que calentar mucho más el agua para lograr el mismo resultado de lavado.

Lo que realmente ayuda a ahorrar electricidad es la configuración ECO que tienen algunas lavadoras modernas. Si lo usas en lugar del lavado rápido o el programa de lavado normal puedes ahorrar hasta 33 euros al año.

10. Usa una buena lavadora

En general, las lavadoras actuales consumen menos electricidad que las antiguas. Las mejores consumen solo 89 kilovatios de electricidad por hora. Las lavadoras con más de diez años suelen consumir más de 200 kilovatios hora. Los modelos modernos también consumen menos agua y menos detergente.

Por supuesto, no tiene sentido comprar una lavadora nueva si la anterior todavía funciona bien. Pero si estás pensando en comprar una máquina nueva, opta por un modelo moderno con clase de eficiencia energética B (recuerda que en 2021 se modificaron las etiquetas energéticas).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?