Invasión de plástico

Abejas silvestres comienzan a construir sus nidos (deficientes) con plástico

Claudina Navarro

Las abejas utilizan trozos de plástico como si fueran hojas o pétalos de flores para contruir nidos que se convierten en una trampa para sus larvas.

Es una prueba más de que el plástico ha invadido los ecosistemas de forma irreversible y con consecuencias imprevisibles. Investigadores de todo el mundo están descubriendo que varias especies de abejas están comenzando a construir sus nidos con trozos de plástico que sustituyen a hojas y otros materiales naturales.

Pero las abejas todavía no han aprendido, por ejemplo, que el plástico no respira, no permite la salida de la humedad, en consecuencia el moho crece en el interior y mata al 90% de las larvas.

Una de las especies que ha caído en la trampa del plástico es la cortadora de hojas de alfalfa, cuyo nombre científico es Megachile rotundata. Esta abeja, que es esencial para la polinización de muchas plantas, entre ellas cultivos, no construye grandes colmenas ni produce miel, sino que contruyen pequeños nidos en hoyos subterráneos, cavidades de árboles o grietas en edificios.

Investigadores canadiensen han observado en sus nidos una media del 23% de plástico. En las construcciones estudiadas había fragmentos blancos y brillantes que procedían de bolsas de polietileno. Además del problema de la humedad, los nidos con plástico resultan más frágiles, según los investigadores, aunque las abejas parecen ser conscientes de ello porque colocan el material sintético en lugares con menos presión.

Artículo relacionado

gorila

La humanidad se pone en peligro al extinguir un millón de especies

Descubren en Argentina el primer nido construido totalmente de plástico

En el otro extremo del continente, en Argentina, se está produciendo el mismo fenómeno. Los biólogos, de hecho, se encontraron con un nido construido enteramente con plástico de colores blanco y azul, también obra de otra especie de abeja cortadora de hoja de alfalfa, la Megachile jenseni Friese.

La abeja constructora probablemente se dio cuenta de que no estaba siendo buena idea utilizar tanto plástico, porque el nido estaba sin finalizar y contenía larvas muertas en su interior, explica Mariana Allasino, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en la revista Apidologie.

Otra abeja, la nativa americana Megachile campanulae, que normalmente recolecta resinas y savias de los árboles para construir sus nidos, está utilizando también poliuretano.

Los plásticos contienen aditivos que pueden dañar a los insectos

Los biólogos se preguntan cómo afectará el uso del plástico a las abejas, insectos que ya están experimentando un descenso acelerado en sus poblaciones debido al uso de insecticidas químicos y a la contaminación ambiental.

Por un lado, la incorporación del plástico es una señal de que intentan adaptarse a los cambios en el ecosistema. De hecho, el plástico tiene alguna ventaja, pues resiste los ataques de las avispas y otros insectos que son una amenaza para las abejas.

Artículo relacionado

comida frente al mar

Los microplásticos tóxicos contaminan el mar y se cuelan en los alimentos

Otros animales también han descubierto la resistencia de los materiales sintéticos. Por ejemplo, los gorriones y los pinzones meten colillas de cigarrillos en sus nidos porque resisten la invasión de ácaros parásitos. Pero tanto el plástico como las colillas contienen sustancias químicas que pueden dañar a las abejas y a los pájaros.

Referencia:

  • Mariana L. Allasino et al. Scientific note: first global report of a bee nest built only with plastic. Apidologie.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?