Biodiversidad

¿Cuáles son las amenazas que pesan sobre las abejas?

Ya sabrás que las abejas tienen problemas, pero hace falta un poco más de información para darnos cuenta del alcance de la la amenaza y para ponerle remedio.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

A estas alturas de 2021 ya todos sabemos que las abejas están amenazadas y necesitan que actuemos para protegerlas. Y necesitamos hacerlo no solo por respeto hacia un ser vivo increíble, sino porque necesitamos a las abejas para que los ecosistemas mantengan su equilibrio y por el bien de las cosechas de alimentos.

Podemos saber todo esto, pero persisten muchas dudas que conviene aclarar para tomar las decisiones correctas, tanto a escala social como individual.

Las abejas silvestres son las más amenazadas

Al pensar en las abejas visualizamos a las que habitan los panales de construcción humana, las abejas melíferas. Sin duda las colmenas de abejas melíferas están amenazadas pero lo están aún más las silvestres y estas son igual de importantes.

Las abejas silvestres son diferentes, en su mayoría son animales solitarios que anidan en tallos de plantas, en agujeros en la madera o en el suelo, e incluso en las conchas de caracoles vacías, y encuentran su alimento en las inmediaciones.

Según la "lista roja" de la Agencia Federal para la Conservación de la Naturaleza alemana (BfN), más de la mitad de las alrededor de 560 especies de abejas silvestres en el centro de Europa están en peligro o ya se han extinguido. Los hábitats hábitats de las abejas silvestres se están destruyendo y ya no encuentran flores en las que alimentarse.

Artículo relacionado

Abeja posada sobre una flor

8 plantas que gustan mucho a las abejas

Los monocultivos amenazan a las abejas silvestres

A lo largo de las últimas décadas los terrenos agrícolas han quedado en pocas manos de productores que prefieren los monocultivos extensos que se trabajan con maquinaria pesada y resultan más rentables. Lo peor que les podía haber pasado a las abejas, porque se ha reducido la variedad y la cantidad de flores disponibles para las abejas a lo largo de todo el año.

Tomemos como ejemplo una gran extensión de manzanos en flor. Pensaremos que es un paraíso para las abejas, pero un paraíso que solo dura unas pocas semanas, y las abejas necesitan alimento todos los días. Un terreno ocupado por varios cultivos y muchas plantas silvestres sí puede sostener a las abejas.

La diversidad está en la lógica de las granjas ecológicas, sobre todo de las inspiradas por la permacultura, por tanto al consumir alimentos ecológicos de pequeños agricultores locales estamos haciendo mucho por las abejas.

Salvar a las abejas no es una cosa de fanáticos de los animales

“Salvar a las abejas silvestres” suena como un objetivo "pequeño" en comparación con los grandes retos ambientales a los que se enfrenta la humanidad, como el cambio climático, las pandemias, la contaminación o el suministro de energía. Pero no es así, porque las abejas silvestres y otros insectos que también están amenazados son muy importantes. Su trabajo como polarizadores es necesario y además sirven de alimentos a los pájaros. Sin su presencia los ecosistemas se desequilibran.

Además, las abejas silvestres son especialmente eficaces como trabajadores polinizadores, más que las melíferas, porque están más hambrientas. Pero necesitan un hábitat que les ofrezca lugares para anidar y un suministro suficiente de plantas con flores con polen y néctar.

Artículo relacionado

Las abejas son el principal polinizador

S.O.S Abejas. Sin ellas no hay vida

Se estima que el 75% de nuestra comida depende de la polinización de insectos. En otras palabras, nuestro plato estaría bastante vacío si la abeja salvaje desapareciera. Además, el 80% de nuestras plantas silvestres nativas dependen de la polinización por insectos. Las abejas silvestres no tienen precio para la naturaleza.

Tenemos que salvaguardar la biodiversidad

Las razones de la muerte de las abejas son múltiples y aún no se han investigado por completo. Los parásitos como el ácaro varroa son una amenaza tradicional para las abejas melíferas, pero el cambio climático, con su efecto negativo sobre la biodiversidad, es seguramente el problema más grave para las abejas, abejorros, avispas y otros insectos.

Los agricultores deben encontrarse en la primera línea de la batalla a favor de las abejas. Deben ofrecerles hábitats y comidas. No deben utilizar pesticidas que las perjudiquen y deben diseñar los cultivos pensando tanto en ellas como en nosotros. Todo este trabajo puede ser voluntario o puede ser exigido mediante la ley. En Dinamarca, la ley obliga a que el 5% del terreno de las propiedades agrícolas se dedique al cultivo de flores para las abejas, las mariposas y el resto de insectos.

Los proyectos de conservación de la naturaleza y la agricultura pueden complementarse. Se puede recopilar la experiencia de los productores y agrupar el conocimiento científico y empírico. Sobre esta base, se pueden desarollar propuestas sobre cómo los agricultores pueden promover la biodiversidad en su tierra y gestionarla de manera más sostenible, siempre teniendo en cuenta las condiciones naturales de cada región.

Todos estamos implicados en la lucha. No olvides tener siempre en tu terraza, balcón o ventana una o varias plantas con hermosas flores.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?