Calidad del aire

Cómo elegir un purificador para respirar mejor aire en casa

María del Mar Jiménez y Ángel González

La calidad del aire que respiramos en casa es básica para potenciar la salud, pero en tiempos de virus y mucha contaminación aún lo es más. Estas son las mejores opciones para limpiarlo.

Aunque creemos que dentro de nuestras casas estamos más protegidos de la polución que en las calles, los estudios demuestran que es una percepción de falsa seguridad. Un exhaustivo análisis de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos detectó en los interiores más de 900 compuestos tóxicos, algunos de ellos entre 2 y 5 veces más concentrados que en la calle, y en ocasiones, incluso más de 10 veces.

Algunas de las consecuencias de respirar un aire tan cargado y poco saludable en espacios cerrados son, entre otras:

  • Sequedad e irritación de ojos, nariz, garganta y piel.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga.
  • Dificultad para respirar,.
  • Síntomas de alergia, tos, rinitis.
  • Infecciones respiratorias (incrementa la transmisión de ciertos virus y bacterias) o bronquitis crónica.

Lo primero, ventilar; después, recurrir a un purificador

Hoy, como antaño, la medida más efectiva para limpiar y renovar el aire de nuestras casas y reducir la concentración de contaminantes es ventilar las habitaciones entre 20 y 30 minutos, según el clima y estación del año.

Además, para ayudar a mantener el aire más limpio existen aparatos purificadores que eliminan los contaminantes del ambiente. Hasta hace poco eran las personas alérgicas al polen, a los ácaros, con asma o patologías respiratorias, o con mascotas en casa que desprenden mucho pelo quienes se interesaban más por estos aparatos; en la actualidad, el interés y la necesidad está creciendo y se amplia a hogares preocupados por la calidad del aire que respiran y para abordar efectos sobre la salud relacionados con gérmenes.

Artículo relacionado

plantas-interior

5 plantas de interior que depuran el aire

La familia de los aparatos para mejorar la calidad del aire

Deshumidificadores, aire acondicionado, purificadores e ionizadoes son los electrodomésticos relacionados con el aire de las casas. Sus funciones son distintas, aunque existen aparatos híbridos, como purificadores ionizadores.

  • Deshumidificadores. Reducen el nivel de humedad de los espaciosy mantienen el aire más confortable. El exceso de humedad relativa, con valores superiores al 60 %, produce sensación de fatiga, genera a menudo malos olores y favorece el desarrollo de parásitos domésticos y microorganismos insalubres como moho, hongos y bacterias. El aire muy seco, por debajo del 40% de humedad relativa, favorece que se genere electricidad estática, con el disconfort que conlleva.
  • Aire acondicionado. Baja la temperatura para sentirnos más frescos y soportar el calor del verano. Puede intercambiar parcial o totalmente el aire interior por el exterior y también lo filtra, con más o menos eficacia en función de los filtros que incorporen.
  • Purificadores. Tienen la misión de devolver un aire mejor que el que atrapan y libre de contaminación.
  • Ionizadores. Se utilizan para activar el movimiento de los iones negativos haciendo el aire más respirable.

Cómo elegir un purificador de aire

Los criterios para elegir un purificador u otro son muy variados. Desde precio, tamaño, diseño, potencia, silencio en su funcionamiento –algunos tienen modo nocturno–, temporizador (entre 1 y 12 horas), rejilla orientable, indicador de cambio de filtros, indicador de color informando de la calidad del aire (normalmente de azul a rojo), velocidad, programables o con mando a distancia y conectividad al móvil, manejo intuitivo, funciones extra como aromaterapia o generador de iones, hasta ahorro energético u otro tipo de tecnología.

Lo más importante es su capacidad de depuración de tóxicos y limpieza del ambiente. Los purificadores de más calidad aseguran filtrar hasta un 99,95% de la contaminación y destruyen de forma eficaz el formaldehído, el contaminante más común y nocivo presente en los hogares. Para ello existen 3 tipos diferentes de captación de partículas: filtros, incineración y plasma.

Artículo relacionado

Aire ciudad

La contaminación del aire va muy en serio

Los filtros, cuanto más eficaces mejor

La gran mayoría de purificadores utiliza un sistema de filtros. Cuantos más tienen y más específicos son, mayor efectividad. Destacan 4 tipos de filtros:

  • Prefiltro: retiene las partículas de mayor tamaño, polvo, pelos, etc.
  • Carbón activo: captura olores, humos, gases y COV (compuestos orgánicos volátiles). El carbón activado es una combinación de varios compuestos carbonáceos que solamente permite el paso de partículas menores de 50 nm (nanómetros).
  • HEPA (High Efficiency Particulate Air)​, para alergenos y partículas finas: captura moho, ácaros, polen, bacterias, virus, partículas con un diámetro igual o superior a 0,3 micras de diámetro. En la normativa europea, esta capacidad de filtración se clasifica como HEPA E12, HEPA H13 o superior. En la normativa americana, el standard HEPA es suficiente. Sin embargo, algunas marcas publicitan sus productos como "tipo HEPA", lo cual no es garantía suficiente.

Según los modelos, pueden contener un filtro extra que recibe distintos nombres: uno más fino que destruye de forma definitiva el formaldehído, otro de algodón esterilizado específico para ciertas bacterias como la E.coli...

Ten en cuenta que es necesario cambiar los filtros para mantener la eficacia del aparato. Algunos avisan automáticamente y la frecuencia varía según el filtro, desde los 2 meses de los HEPA hasta los 12 meses del carbón activo.

Algunos aparatos de alta gama complementan la purificación de los filtros HEPA con ionización y luz ultravioleta que daña el ADN de numerosos microorganismos e impide que se reproduzcan. Así se eliminan bacterias, virus y hongos sin dejar residuos. Otros pueden incluso incluir función de calentador y ventilación.

Aparatos que limpian quemando

Aunque más minoritarios y desconocidos, existen aparatos que purifican el aire por incineración y también son capaces de eliminar virus, bacterias, mohos, ácaros, partículas de animales domésticos, tabaco, polen, etc.

La diferencia principal es que el aire contaminado se esteriliza dentro de la base de cerámica compuesta por multitud de tubos capilares calentados a temperatura superior a 200 °C. Los microorganismos del aire son incinerados cuando circulan por dichos capilares.

Pese a lo que puede parecer, su consumo es muy bajo y no se modifica la humedad ni temperatura de la habitación en la que se encuentra. Pero el aparato tarda varios días en actuar y no debe desconectarse ni ser trasladado a otro espacio de la casa. Tampoco precisa mantenimiento ni cambio de filtros como el sistema anterior.

Artículo relacionado

limpieza casa

Cómo desinfectar la casa sin ensuciar el aire

Tecnología purificadora por plasma

El plasma es una tecnología más profesional orientada al campo sanitario o personas con enfermedades ambientales como Sensibilidd Química Múltiple o respiratorias. Los aparatos se caracterizan por no necesitar tantos filtros ni recambios, por su rapidez de acción y por ofrecer un rendimiento de purificación superior. Funcionan como los purificadores y contienen un dispositivo de plasma que elimina físicamente los contaminantes y esteriliza el aire que pasa por él.

No solo eliminan olores, polen, ácaros, humo, compuestos orgánicos volátiles totales (TVOCs), formaldehído, hongos, gérmenes, bacterias y virus, sino que también atrapan partículas aún más finas de hasta 14,6 nm / 0,0146 micras. Un filtro HEPA puede filtrar hasta 0,3 micras.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?