La prohibición, más cerca

El cuerpo acumula 44 veces más bisfenol de lo que creíamos

Claudina Navarro

El método utilizado para medir la exposición al bisfenol podría ser muy erróneo. En realidad, podría ser mucho mayor de lo pensábamos.

Como dice el doctor Miquel Porta, todos orinamos bisfenol A (BPA), aditivo plástico con efectos hormonales. Esto es malo, pero ahora nos hemos enterado de que en nuestro cuerpo se acumula una cantidad que puede llegar a multiplicar por 44 la que se estimaba, según el estudio publicado en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

Decenas de estudios científicos definen el BPA como un disruptor endocrino que favorece los problemas en el desarrollo de los niños, alteraciones metabólicas, de comportamiento y de la fertilidad, e incluso un riesgo más elevado se sufrir cáncer. Esta sustancia se puede hallar en una amplia gama de plásticos, incluidos envases de alimentos y bebidas, latas de conserva y tickets de caja.

Las autoridades sanitarias han estado infravalorando la exposición al bisfenol

El descubrimiento realizado por investigadores de varias universidades estadounidenses es muy importante porque echa por tierra todas las valoraciones toxicológicas sobre los niveles de exposición en los que se basa la autorización del BPA.

Como indica Patricia Hunt, autora del artículo: "este estudio plantea serias dudas acerca de si hemos sido lo suficientemente rigurosos con la seguridad de este producto. Las conclusiones a las que han llegado las agencias federales sobre la manera de regular el BPA pueden haberse basado en mediciones inexactas".

Las autoridades sanitarias de los Estados Unidos o de la Unión Europea consideraban que la exposición humana al químico estaba en niveles muy bajos y, por lo tanto, seguros. Llegaron a esta suposición porque los científicos medían los metabolitos del bisfenol –sustancias derivadas que aparecen al pasar el bisfenol por el cuerpo– mediante una solucion enzimática que se mezclaba con las muestras de orina.

En cambio, los autores del último estudio inventaron un método directo, sin la intervención de la solución enzimática, para cuantificar con precisión la cantidad de bisfenol que se encuentra realmente en la orina. Y los resultados fueron muy distintos.

Artículo relacionado

disruptores-endocr

12 medidas para liberarte de los disruptores endocrinos

Se puede estar cometiendo el mismo error con otros disruptores endocrinos

Los investigadores utilizaron este nuevo método para medir el bisfenol en 29 muestras de mujeres embarazadas, 5 mujeres no embarazadas y 5 hombres, también las midieron con el método antiguo, y compararon ambos resultados con la media registrada en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES). La conclusión es que en las muestras de las mujeres embarazadas analizadas por método directo había 44 veces más bisfenol que en la media de la NHANES. Los autores afirman que "la exposición humana al BPA es mucho más alta de lo que habíamos asumido".

Los autores del estudio esperan que otros muchos científicos y laboratorios evalúen y repliquen lo resultados. Mientras tanto ya están midiendo otras sustancias, porque temen que ocurra lo mismo. Estas sustancias son otros conocidos disruptores endocrinos como los parabenos, las benzofenonas, los ftalatos o el triclosán que se encuentran en productos cosméticos y de higiene personal.

Referencia:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?