Sustancias tóxicas

Los disruptores endocrinos agravan los casos de COVID-19

Claudina Navarro

La exposición a disruptores endocrinos mantenida en el tiempo es la culpable de muchas alteraciones que pueden agravar el pronóstico de infección con el nuevo coronavirus.

Las sustancias químicas artificiales con efecto disruptor endocrino se encuentran a nuestro alrededor y aumentan la incidencia de enfermedades subyacentes que empeoran la evolución de la infección con el virus de la COVID-19.

Esta advertencia ha sido realizada por un grupo de investigadores norteamericanos especializados en disruptores endocrinos en la revista Environmental Health News.

Recuerdan que las hormonas determinan nuestro desarrollo y nuestro comportamiento y que los productos químicos que se comportan como tales pueden hacernos más vulnerables durante una pandemia y privarnos de una vida saludable.

Todos tenemos disruptores endocrinos en el cuerpo

Todos tenemos disruptores endocrinos en nuestros cuerpos como consecuencia de la exposición continúa a través de la comida, el aire, el agua embotellada y los productos cosméticos y de limpieza que utilizamos.

Se encuentran en los plásticos, los medicamentos, los residuos de pesticidas en los alimentos, en los retardantes de llama que impregnan las prendas de vestir o los tapizados del sofá, en la contaminación del aire, en aditivos alimentarios, en los utensilios de cocina con recubrimientos antiadherentes y muchos otros productos.

Producen obesidad y problemas circulatorios e inmunitarios

Disruptores endocrinos como el bisfenol A (BPA) actúan perjudicialmente sobre la regulación de la glucosa (azúcar en la sangre) y la resistencia a la insulina. Así favorecen la obesidad y la diabetes, trastornos que aumentan el riesgo de infección y complicaciones por COVID-19.

Artículo relacionado

disruptores-endocr

12 medidas para liberarte de los disruptores endocrinos

Los niveles alterados de glucosa en la sangre contribuyen a la aparición de problemas cardíacos y renales, lo que empeora el pronóstico para las personas con coronavirus. De manera similar, la inflamación asociada a trastornos autoinmunes también puede complicar el curso de la infección vírica.

"Está claro que todas las enfermedades y afecciones de salud enumeradas anteriormente se han vinculado con la exposición a una variedad de compuestos disruptores endocrinos en modelos animales y estudios de epidemiología humana", destacan los investigadores.

Es necesario mejorar la dieta

Resulta esencial prepararnos para futuras pandemias, para que resulten menos dañinas, añaden. Es necesario mejorar nuestra dieta y estado nutricional, y reducir nuestra exposición a productos químicos disruptores endocrinos, cuya acción es más lenta que la de un virus pero igualmente nociva.

Artículo relacionado

Hay que evitar los disruptores endocrinos

Una vida sin disruptores endocrinos

La incidencia de las enfermedades crónicas ha aumentado constantemente en los últimos 50 años, asociadas con el aumento en el uso de los disruptores endocrinos que producen inflamación y alteran la respuesta inmunitaria.

En otra comunicación en Environmental Health News, los doctores Frederick vom Saal y Aly Cohen señalan que la dieta estándar de muchas personas consiste principalmente en ingredientes ultraprocesados, de bajo costo, bajos en nutrientes y altos en azúcar, llenos de aditivos químicos (saborizantes, conservantes, colorantes).

Los alimentos procesados ​​–recuerdan– generalmente carecen de una cantidad suficiente de nutrientes y antioxidantes, como vitaminas, ácidos grasos antiinflamatorios, minerales y micronutrientes, que se encuentran en alimentos integrales como verduras, frutas, nueces y granos integrales.

Estos alimentos enteros y naturales son esenciales para el funcionamiento normal del sistema inmunitario. Además conviene dormir bien, controlar el estrés y hacer ejercicio con regularidad.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?