Escuelas sostenibles

Por una educación ecológica: 9 voces expertas

Manolo Vílchez

La educación ecológica es imprescindible para enfrentarse a la crisis climática. Voces expertas nos orientan para crear un mundo más acogedor con los niños y jóvenes.

Al abrir la majestuosa puerta que permite la entrada lateral a la iglesia del convento de Santo Domingo, en el centro de Pollença –apacible población mallorquina situada entre montañas y bastante cerca del mar– uno sabe de antemano que se va a sumergir en un océano de estimulantes enfoques culturales y sociales sobre el presente y el futuro de la educación.

La Fundació Educació per la Vida, presidida por Guillem Ferrer, y el Encuentro Educació per la Vida que organiza periódicamente, promueven una educación que no existe todavía en las escuelas mediante una red de iniciativas de vanguardia que intentan dar respuestas a la actual situación mundial. Ecología, espiritualidad, economía de la felicidad, libertad y servicio a la comunidad son algunos de los valores que fomentan.

La inspiración de Greta Thunberg

Este año, el XV Encuentro, celebrado en octubre de 2019, estuvo centrado en la educación holística, la crisis climática y el activismo, y contó con destacados ponentes locales e internacionales.

De alguna manera, la joven activista global Greta Thunberg estuvo presente como símbolo de la juventud en acción y de las personas que indagan en qué senda transitar para mantener y mejorar la vida humana y su impacto sobre la tierra y sus ocupantes.

Las personas comprometidas con estos valores que participaron en el encuentro reflexionaron sobre los cambios que necesita la educación para caminar hacia una sociedad sostenible y libre. 

9 personajes por el cambio en las escuelas

1 / 9
Albert-Casals-BN

1 / 9

Albert Casals. Tiene 29 años y va en silla de ruedas desde los cinco años. Ha viajado por todo el mundo sin un céntimo.

Después de visitar más de cien países y observar la diversidad cultural alrededor del mundo, tiene claro que los niños aprenden lo que les interesa libremente, sin estar encerrados en un aula.

De su último libro –Els mons on a mi m’agrada viure [Los mundo donde me gusta vivir] (Ed. 62, 2019), destacó su interés por vivir jugando la bella partida de la vida, pues la vida es un juego, y la mejor filosofía para encararla, el "felicismo".

joan-buades-2-BN

2 / 9

Joan Buades. Investigador y profesor, autor del libro "Educar, per a qué?" (Més Llibres, 2019)

¿Un final feliz? Joan Buades situó la crisis climática con contundencia: "La subida de temperaturas, el aumento del nivel del mar, las inundaciones y la falta de disponibilidad de agua potable son algunos de los efectos palpables ya en el Mediterráneo, donde las pateras del futuro llegarán empujadas por el cambio climático".

Aboga por la alianza de docentes y alumnos, para que estos puedan vivir, cuando sean mayores, un final feliz de lo que ha empezado.

 

Marina-Pascual-BN

3 / 9

Marina P. Pascual. Estudiante de Bioquímica y activista en el nodo Fridays for Future de Mallorca

El valor que debe promoverse en la educación, según Pascual, es la cooperación frente a la competición: "Para construir un futuro mejor debemos tejer una red colaborativa y cooperativa, con ella se alcanzaría una sociedad más equitativa y justa". 

Pascual defiende la empatía frente a la indiferencia, porque es absolutamente necesario entender y conectar emocionalmente con lo que implica esta crisis ecológica para otros seres del planeta.

Pascual cree necesario también un replanteamiento pedagógico: "No basta con añadir una asignatura en cierto curso, debe tratarse de una mirada ecosocial y transversal en todo el plan de estudios. ¿De qué sirve que haya una asignatura sobre cambio climático si en economía no aprendemos alternativas a esta sistema destructivo?".

Como a tantos estudiantes del mundo, Fridays for Future le inspiró para organizarse con personas que pensaban igual que ella y darse cuenta de que el cambio es posible si nos unimos: "Ante esta crisis sistémica, solas y desde el sofá no transformaremos esta compleja realidad, se requiere una comunidad que crezca progresivamente".

Miquel-Llauger-BN

4 / 9

Miquel A. Llauger. Profesor del IES Joan Maria Thomàs de Palma. Miembro del colectivo Docents pel Futur

Los valores que la educación debe transmitir no son diferentes, en opinión de Llauger, a los que proclama la literatura oficial de las diferentes administraciones educativas: respeto por la diversidad humana, cuidado del planeta, justicia, igualdad…

El problema radica, según él, en dar un impulso a la educación en esos valores: "En el terreno de la educación ambiental, se tiene que pasar a un nuevo marco, el de la emergencia. Y un valor en el que hay que insisitir siempre es el del sentido crítico: la capacidad de cuestionar el poder".

Para Llauger, no se trata de crear "una nueva asignatura", sino de la alfabetización climática y ambiental integral: que nadie pueda terminar la educación secundaria sin tener las nociones básicas de qué es el cambio climático, de dónde viene y qué debe hacerse. O de las graves amenazas a la biodiversidad. Y debe abordarse desde todas las asignaturas: debe impregnar toda la acción educativa.

Llauger es miembro de Docents pel Futur, una asociación de profesores de todos los niveles educativos creada en las Islas Baleares en septiembre de 2019, y que tiene como objetivo acompañar la movilización global de los jóvenes ante la crisis climática.

"Lo primero que me sugiere el movimiento FFF, dice Llauger, es que es el signo más esperanzador de los últimos tiempos. Y me sugiere a continuación otra cosa: exigencia. Exigencia para estar a la altura de su llamamiento al cambio radical necesario para evitar las peores consecuencias de un colapso ambiental que ya tenemos encima".

 

Sybilla Sorondo-BN

5 / 9

Sybilla Sorondo. Diseñadora, pionera en España de la moda sostenible y de los materiales orgánicos

"Me pareció interesante lo que se dijo en el congreso sobre que, lo que más ansiamos las personas, son las relaciones, la búsqueda de la felicidad, el amor, y cómo en la escuela se enseña poco o nada al respecto de lo que luego en la vida suele ser nuestro interés fundamental", afirma Sybilla.

La diseñadora, al igual que Satish, considera muy importante también la educación de las manos, saber hacer cosas con ellas, la valoración de los oficios y la artesanía: "Mi involucración en estas iniciativas es sobre todo para ayudar a impulsar eso que Satish denomina la educación de cabeza-corazón y manos".

Sybilla cree necesarias para ese cambio las técnicas de resolución de conflictos, la comunicación no violenta, entender cómo funciona nuestra mente, las artesanías y oficios, la regeneración de la naturaleza, la biomímesis…

"Todo ello es necesario para entender realmente cómo crea la naturaleza y evolucionar hasta ser una especie que no destruye el planeta con sus desechos y prácticas y crear culturas regenerativas". 

"Alegría y tristeza", es lo que siente por el movimiento de jóvenes contra el cambio climático: "Hace 30 años que muchos empezamos a movilizarnos por estos temas y poco parece que hayamos conseguido. Hoy son los jóvenes los que tienen que luchar por su futuro. Pero me da esperanza que las nuevas generaciones despierten y puedan poner su energía en lo que es realmente importante y valioso ahora".

Guillem-Ferrer-BN

6 / 9

Guillem Ferrer. Activista, cofundador de Poc a Poc y presidente de la Fundación Educació per la Vida

Escuchar el corazón antes de que intervenga la cabeza, propone Ferrer. El caos climático, la destrucción de la naturaleza son, en último termino, la destrucción de nuestro ser: "Urge una revolución interior que transforme el paradigma actual y nuestra manera de entendernos a nosotros mismos y entender el mundo".

Ferrer considera necesaria muy especialmente una nueva ética de la educación: holística, integral, que interconecte, que una, que nos haga autónomos y sabios y nos enseñe a amar: a nosotros mismos, a los demás y al lugar que habitamos. Poner la inteligencia al servicio del amor.

El coraje, la creatividad y la inocencia de los jóvenes activistas, apoyados por los adultos con conciencia, representan ahora el poder transformador, el espíritu de lucha para hacer posible el cambio, según Ferrer.

gustavo-duch-BN

7 / 9

Gustavo Duch. Veterinario, hortelano, poeta y coordinador de la revista Soberanía Alimentaria

Las generaciones nacen y viven ahora muy alejadas de lo natural, de la vida en su máxima expresión, afirma Duch, pero en cambio sus conocimientos académicos son elevados: "Son capaces de explicarnos el ciclo de carbono a la perfección, pero ¿saben que la basura orgánica puede ser el compost de la tierra?".

Considera que hay que trabajar en esa reconexión y conseguir una revalorización de la cultura campesina o rural, donde la sobriedad, los límites y la comunidad estaban siempre presentes.

Duch incluiría la agricultura en el curriculum escolar; es decir, aprender "a cuidar la tierra". "No imaginemos una asignatura de huertos o cultivos –dice—, sino algo más holístico donde ejercitar los valores antes mencionados, donde conocer atávicamente cómo funcionaban otras generaciones, donde entender sus formas de gobernanza, de relaciones… Y aprender y desaprender de todo ello. Como los remeros que para hacer avanzar su canoa reman mirando hacia atrás".

A Duch le inspira la capacidad de actuación y movilización del movimiento juvenil por el planeta... Aunque esa capacidad es algo intrínseco de cualquier juventud. Por eso, asegura, lo que más le remueve es su capacidad de reflexión y su mirada a lo lejos.

Satish-Kumar-BN

8 / 9

Satish Kumar. Activista por la Paz y pensador, editor de la revista Resurgence & Ecologist

Entre los presentes, destacó Satish Kumar, fundador del Schumacher College, centro internacional para estudios de ecología, y pionero en la reivindicación de una educación para la imaginación, y no para las normas.

"Todos los niños nacen con todo lo que necesitan ser. Acompañar desde la escuela el sentimiento de amor y compasión, como valores esenciales de la vida humana, e incrementar la experimentación con actividades propuestas y guiadas desde la escuela, es una obligación que no puede demorarse más", dijo Satish.

El pensador indobritánico propone que los niños y niñas aprendan a cantar, a bailar, a escribir y recitar poesía, a hacer cosas con las manos y a cultivar un huerto, a cocinar su comida y servirla en la mesa, actos que "también son poesía, que fomentan el don divino y material de la imaginación. Somos tierra, aire, fuego, agua, y somos también imaginación".

Satish insta a Greta Thunberg y a los jóvenes y viejos activistas de Fridays for Future (FFF) a que usen el poder del amor para seguir construyendo el movimiento para el cuidado del clima y no se dejen llevar por la fuerza del miedo: "El poder del amor perdura. El poder del amor persuade y transforma, mientras que la fuerza del miedo causa rechazo".

Katherine-Weare-2-BN

9 / 9

Katherine Weare. Codirectora de Políticas de Educación para la Iniciativa de la Atención Plena del Reino Unido

Primero los profesores han de aprender a estar presentes en todo momento, a ser felices ellos para desarrollar la personalidad de los niños y la compasión hacia los seres vivos, así como la conciencia sobre los problemas relacionados con la sostenibilidad según Katherine Weare, coautora del libro Los educadores felices cambian el mundo (Kairós, 2019), el primer manual de meditación dirigido a los enseñantes y al mundo educativo. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?