Energías alternativas

¡Enchúfate al sol! (Energía solar fotovoltaica a tu alcance)

Manolo Vílchez

Puedes obtener del Sol la energía eléctrica que necesitas y convertirte así en un activista que lucha contra el cambio climático, la contaminación y el agotamiento de recursos.

Utilizar la energía solar nos hace partícipes del viaje fascinante y sin fin de los fotones energéticos. Un viaje que empieza en el Sol y que, tras 150 millones de kilómetros recorridos en 8,20 minutos, llega a las hojas de los árboles e inicia la fotosíntesis y la cadena de la vida, caldea el agua de los océanos, seca la ropa tendida y acaricia tu piel.

Sin la energía recibida en cantidades increíbles durante nuestro orbitaje alrededor del astro luminoso, no existiríamos. La hemos utilizado convertida en "combustible" a través de la madera y de los recursos fósiles (carbón, petróleo, gas). Pero este uso ha dejado un rastro de contaminación tan importante en nuestro planeta que están llevando a nuestra civilización al agotamiento de los recursos y al colapso climático.

Desde hace años disponemos de tecnología para hacer un uso más eficiente de la energía solar y convertirla directamente en electricidad (energía fotovoltaica). Es una revolución torpedeada en nuestro país por legislaciones que limitaban su uso doméstico. Pero las cosas han empezado a cambiar.

La ley ya permite que seas un productor de energía solar fotovoltaica

En octubre de 2018 se aprobó una legislación que está haciendo renacer desde sus cenizas la energía fotovoltaica. Este nuevo marco regulador permite participar en la generación de energía eléctrica a partir de placas fotovoltaicas desde varios niveles, incluido el doméstico, y puede cambiar radicalmente el triste panorama actual: apenas diez mil hogares se autoabastecen hoy de energía solar en España por quinientos mil en Alemania. Tienes varias opciones:

1. Sin excedente de producción

La más simple y recomendable de las opciones es el denominado "autoconsumo sin excedentes".Es decir, con tu instalación fotovoltaica acercas las posibilidades de producción eléctrica a tu consumo real y renuncias (por escrito) a verter la energía sobrante a la red.

Los trámites para este tipo de instalación se han simplificado y son como los de cualquier otra. Los requisitos sí pueden variar según la potencia instalada:

  • Una vivienda familiar tipo se estima que requiere una instalación mínima de 1,5 kW, con una inversión que supera los 3.000 € y que puede garantizar el 50% del consumo total. Pero esta cantidad depende de factores como la superficie "solar" disponible en la vivienda, la normativa local de colocación de sistemas añadidos a la estructura del edificio y de los incentivos fiscales locales.
  • En todos los casos, si la potencia instalada es igual o inferior a 15 kW, no se precisa un punto de conexión a la red, por lo que los trámites administrativos necesarios se simplifican mucho, como hemos dicho antes.
  • Si se dispone de una instalación superior a 15 kW, es necesario un punto de conexión a la red, que se ha de negociar con la comercializadora, y si se superan los 100 kW ya no se considera autoconsumo y, por tanto, conlleva darse de alta como productor.

2. Con excedente de producción

Si optas por derivar la energía sobrante (horas de exposición que no utilizas) a la red eléctrica recibes a cambio una compensación, que no será monetaria (salvo que te registres como productor), pero que se restará de cada factura. Esta compensación se puede establecer de dos formas:

  • En función del excedente y del precio de la electricidad en el mercado mayorista, si tu contrato es con una comercializadora regulada (las más grandes)
  • En función del acuerdo entre las partes (mercado libre, pequeñas comercializadoras).

Otra novedad es que, con los contadores bidireccionales actuales, ya no se precisa tener dos contadores eléctricos en casa, uno que mida lo que producimos y otro lo que consumimos, lo cual, evidentemente, supone un ahorro de dinero.

3. Autoconsumo compartido

El nuevo marco legal incluye además una modalidad participativa que supone todo un reto social: el autoconsumo compartido. Es la alternativa más rentable, según los expertos, porque garantiza casi el cien por cien del consumo energético a la comunidad y el precio individual por kilovatio es más bajo.

El coste ahorrado se compensa a cada vecino individualmente, a partir de las cuotas fijas de producción por hora pactadas con la comunidad.

Artículo relacionado

pulmon verde

7 ideas para una terraza saludable

Las ofertas fotovoltaicas de las grandes empresas eléctricas

Las grandes empresas del sector eléctrico, lo estarás notando, han comenzado a hacer potentes campañas con oferta de instalaciones llave en mano de autoconsumo solar para quedarse con un trozo grande de la tarta solar. Pero es bueno recordar que algunas de ellas son defensoras y productoras de electricidad "sucia" (nuclear, gas fósil…) y conviene informarse bien.

En todo caso, es un síntoma de que la minigeneración solar distribuida ha llegado a su madurez gracias al nuevo marco normativo. En España, según algunas estimaciones, pueden realizarse hasta seis millones de estas intalaciones (domésticas e industriales), lo que da idea del tremendo negocio que puede representar, pero también del enorme impacto que puede tener en ahorro, eficiencia y generación limpia de energía.

Ha comenzado un nuevo escenario energético, menos centralizado y más distribuido, que trae consigo posibilidades de participación que ya se están dejando sentir, como muestra el auge de las cooperativas ecociudadanas frente a los megaproyectos de las empresas.

No se tardará en normalizar las tipologías de instalaciones que ofrecen las empresas y en conocer los balances de las inversiones que realizar. Pero vale la pena pensar más allá de la rentabilidad e involucrarse –sin asumir riesgos económicos innecesarios– en modelos de generación eléctrica participativos y limpios.

Otra opción: conviértete en un inversor solar

Lo que antes era un coto privado de inversores y empresas ahora está también al alcance de nuestra mano, bien sea autoabasteciéndonos de energía solar, como hemos explicado, formando parte de cooperativas de producción y consumo energético, o convirtiéndonos en "inversores solares".

Hay tantas iniciativas que el panorama es cada vez más complejo. Para orientarnos contamos con un informe excelente de Greenpeace ("Alternativas de energía ciudadana contra el cambio climático"), realizado junto con la Fundación Finanzas Éticas, sobre las alternativas éticas, renovables y ciudadanas, con un análisis de sostenibilidad económico-financiera, medioambiental y social de cada una de las posibilidades de producción y consumo. En este informe puedes encontrar iniciativas responsables en marcha.

Si se confirma la apuesta de tanta gente por el autoconsumo energético solar, en pocos años lo soñado por los pioneros de esta tecnología se habrá hecho realidad, al menos en parte, y todos saldremos ganando, en especial el medioambiente.

Cómo ser un productor solar con poco dinero

Si no dispones de espacio o de recursos para tener tu propia instalación solar fotovoltaica puedes participar en la financiación de generación eléctrica con fuentes renovables. Una opción, la que yo seguí, es Generation KW, una propuesta participativa de la cooperativa Som Energia.

Te explico mi testimonio por si te sirve de ayuda sobre cómo me convertí en accionista. Soy socio de la cooperativa Som Energía y participo en Generation KW. Adquirí tres acciones (300 €) que sirven para financiar una planta solar fotovoltaica, cerca de donde yo vivo.

Mi inversión servirá para producir 510 kWh al año. Si tenemos en cuenta que en 2018 yo consumí 583 kWh, autoproduciré el 87,5% de mi consumo eléctrico. ¡No está nada mal retorno del capital invertido!

La cooperativa garantiza que la aportación me será devuelta en el plazo de los 25 años de duración del contrato, con un 0% de interés. Durante ese periodo me corresponde una cantidad de la electricidad producida a precio de coste, que se traduce en un ahorro en mi factura inversor limpio. Por tanto, carecer de espacio o capital para una instalación propia no es excusa. Puedes disponer de energía limpia con una inversión mínima.

Artículo relacionado

calefaccion

6 opciones ecológicas y sostenibles para tu calefacción

Opciones para disfrutar de energía solar fotovoltaica

La manera más sencilla de conseguir energía limpia de fuentes renovables es contratar el suministro eléctrico con comercializadoras especializadas o formar parte de cooperativas de productores y consumidores.

Comercializadoras:

Cooperativas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?