Contaminación acústica

"El ruido no es solo una molestia leve"

Elisabet Riera

Entrevista a Maria Foraster, investigadora de ISGlobal y especialista en los efectos del ruido sobre la salud.

No es un trastorno menor, se calcula que las enfermedades derivadas de lacontaminación acústica causan 72.000 hospitalizaciones anuales y 16.600 muertes prematuras, según datos recogidos por el Instituto de Salud Global (ISG), centro impulsado por "la Caixa".

La OMS ya clasifica el ruido procedente del tráfico como el segundo factor medioambiental más perjudicial en Europa, solo por detrás de la contaminación del aire.

Artículo relacionado

En bici día sin coches

Una jornada para disfrutar de ciudades sin coches

Maria Foraster, especialista en los efectos del ruido nos responde

–¿Podría ponernos ejemplos de niveles de ruido habituales que están por encima de lo recomendable?
–Los umbrales de ruido perjudiciales para la salud dependen de la fuente de ruido, porque cada una tiene unas características y patrones diferentes que nos afectan más o menos. El sonido o ruido se mide en decibelios.

Para el ruido de tráfico, el nuevo umbral propuesto por la OMS es de 53 dB de media diaria. Esto es un ambiente bastante tranquilo. Una conversación entre dos personas son unos 60 dB y una calle con tráfico supera fácilmente los 70 dB de media.

La mayoría de ciudades superan los umbrales que se consideran adecuados para proteger la salud.

–La OMS califica el ruido como el segundo contaminante ambiental que más perjudica a la salud. ¿Existe suficiente conciencia de ello?
–En general, falta más concienciación ciudadana y de la administración. Es común pensar que el ruido solo crea molestias. Pero las molestias ya son un problema de calidad de vida y salud.

Además, es importante saber que el ruido nos afecta a largo plazo y que lo hace incluso si no percibimos esa molestia. La exposición al ruido ambiental puede conducir a enfermedades cardiovasculares e incluso al infarto de miocardio.

–¿Qué medidas efectivas pueden tomar los ayuntamientos para protegernos?
–La medida más efectiva es la limitación del tráfico cerca de las viviendas, ya que reduce la exposición al ruido y a la contaminación. El concepto de salud debe integrarse en la planificación urbana y crear espacios para el peatón, la bicicleta, las zonas verdes y el transporte público.

Hay que separar a los habitantes, las escuelas y los hospitales del tráfico y de otras fuentes de ruido por la noche.

–¿Y qué podemos hacer en nuestra vida cotidiana?
–El problema trasciende a la persona, es decir, se trata de un problema de salud pública. Para empezar, lo primero que podemos hacer para protegernos del ruido es ser promotores del cambio. Y ser conscientes de las consecuencias. Podemos empezar por cambiar nuestro medio de transporte y ser respetuosos en nuestro ocio.

Artículo relacionado

silencio-medicina-cerebro

El silencio es una medicina para el cerebro

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?