Zero Waste

Súmate al plan 'Cero Residuos' con estas 9 estrategias

María González

Proponemos un reto: a ver quién reduce, reutiliza, recicla y rechaza más envases, plásticos y objetos inútiles. ¡Adiós montañas de basura!

Los expertos nos avisan de que en 2050 habrá más plástico que peces en los mares y que esta amenaza ha llegado ya a nuestras mesas en forma de sal y agua con trazas de microplásticos.

Julio Barea, de Greenpeace, recuerda que el 82,6% de los desechos que generamos se mezclan y, por tanto, contaminan el medio ambiente. Solo el 17,4% son residuos de recogida separada. Además, el reciclaje no es la solución, sino el último recurso.

Artículo relacionado

reciclar

5 ideas para reciclar con creatividad

Las cuatro R: reducir, reparar, reutilizar y reciclar

De esa necesidad de eliminar residuos han nacido movimientos como Cero Residuos (Zero Waste), que promueven cambiar el hábito de usar y tirar para reducir drásticamente la generación de residuos.

Empezar una vida "residuo cero" en un mundo hiperconsumista no es fácil, pero envía un poderoso mensaje a las industrias de todos los sectores: "No vamos a comprar productos cuyos envases destruyan la salud de los seres vivos que habitamos la Tierra".

Para hacer esta transición, Ally Vispo, bloguera vegana y zerowaster convencida, ha escrito Simplemente consciente (Ed. Fenland House Publishing) con ideas para el cambio desde una perspectiva vegana.

Artículo relacionado

Yes Future supermercado residuo cero

Yes Future: una apuesta por la compra sin envases

Estas son algunas propuestas, pero el límite será tu propia imaginación.

1. Reciclaje, el último recurso

En España, cada persona genera 440 kilos de basura al año. Por muy bien que separemos la basura, reciclar consume mucha energía y gasta recursos. Y grábate a fuego esta premisa: la mayoría de los materiales que tiramos no se pueden reciclar indefinidamente:

  • El papel y cartón pueden volver a la vida entre 3,5 y 6 veces.
  • Los plásticos dan de sí para 4 o 5 ciclos de reciclaje, pero algunos no son adecuados para el proceso. Por ejemplo, el PVC participa en pequeña cantidad en muchos envases y contamina el reciclaje de otros plásticos. Por otro lado, no todo el plástico se recicla porque no siempre es económico hacerlo: el de color es menos deseable porque no se puede eliminar el tono y eso restringe su reutilización.
  • El vidrio, separado por colores, se recicla una y otra vez sin que se degrade el material.
  • Los metales pueden volver a ser útiles sin perder propiedades.

Artículo relacionado

basura

¿Cuánto tarda en desaparecer tu basura?

En caso de no encontrar una alternativa sin envase para los productos que necesitas, elige los envases de vidrio o aluminio (puede ser reciclado prácticamente en un 100% y se usa menos energía que al producirlo nuevo).

Si es indispensable comprar algo con plástico, busca el símbolo de "reciclable": un triángulo formado por tres flechas, el único que lo identifica.

Descarta totalmente las bolsas de plástico más finitas (menos de 50 micrómetros). Ya no las regalan, pero se siguen comprando por unos céntimos. Su daño es tremendo: atascan la maquinaria de reciclaje y vuelan con facilidad fuera de la planta, convirtiéndose en una amenaza para aves y peces.

Artículo relacionado

Residuo cero en la cocina

Stop a la basura: cómo eliminarla de tu cocina

2. No tires nada, repara

Aprende a hacer pequeñas reparaciones (puedes hacer talleres o reunirte con gente que pueda enseñarte en los Repair Cafés, por ejemplo).

3. Kit básico para salir de casa

Empieza por llevar siempre contigo cuando salgas de casa:

  • Bolsas de tela.
  • Botella reutilizable de cristal o acero inoxidable (también las hay térmicas de doble pared).
  • Taza de acero inoxidable, cristal, bambú o fibra de trigo para el café o para las infusiones.
  • Set de cubiertos de bambú o acero inoxidable para comer fuera de casa (el bambú pesa menos).
  • Olvídate de los vasos de cartón para tomar un café: están impermeabilizados con plástico y no pueden reciclarse en todas las plantas.

Artículo relacionado

chica bebiendo agua

¡Fuera botellas de plástico! 4 filtros para el agua del grifo

4. Al hacer la compra

Primero, analiza tus patrones de alimentación. Por ejemplo: ¿consumes 4 o 6 plátanos a la semana habitualmente? Si sueles comer 4, pero compras 6 porque están de oferta, es muy posible que esos dos extra acaben en la basura.

La planificación y conocer esos patrones son la clave. Comparte con tu familia una lista de la compra online para no hacer compras por duplicado.

Siempre que sea posible, compra a granel, sin envases. En una gran ciudad tienes muchas posibilidades de encontrar una tienda cerca. Y quizás caminando un poco más consigues ingredientes a granel más específicos, como la levadura nutricional o el tahini.

Si no los encuentras, compra envases lo más grandes posibles. Para fabricar uno de mayor tamaño se gastan menos recursos que para varios pequeños.

Artículo relacionado

Comprar a granel

Comprar a granel: nostalgia llena de razones

Lleva siempre cestos y bolsas de tela. Es un consejo obvio, pero extiéndelo también a la compra de piezas de fruta y de verdura usando bolsas reutilizables.

  • Las bolsas de redecilla, para piezas grandes.
  • Las bolsas de algodón o muselinas tupidas, muy ligeras, son una buena opción porque sirven también para cereales, semillas, frutos secos y especias.
  • Algunas bolsas más anchas para lechugas.
  • Otras bolsas más largas para puerros, zanahorias con hojas...

Las encuentras en internet y son muy resistentes. Con una manga de camisa vieja puedes hacer una bolsa de pan. Botes y tápers de cristal sirven también para semillas o especias si la báscula de la tienda descuenta su peso.

Artículo relacionado

superkitina-1468575-unsplash

10 trucos para utilizar menos plásticos

5. En la cocina aprovéchalo todo

Algunas ideas que aporta Ally Vispo para que no haya casi sobras en la cocina:

  • Con las puntas de zanahorias, ajos, puerros, peladuras de cebollas y hojas descartadas de lechuga o col, haz un caldo cocinado a fuego lento 45 minutos.
  • Con la pulpa sobrante de las verduras cuando prepares un zumo, haz hamburguesas vegetales añadiendo legumbres machacadas, especias y harina de arroz para rebozar.
  • Con la pulpa de los frutos secos, tras hacer leche vegetal, haz galletas añadiendo avena molida, plátano machacado y especias.
  • Con la okara (pulpa de la soja) puedes preparar albóndigas veganas.

Compra almendras, anacardos, avena y otros cereales, frutos secos y semillas a granel o en grandes cantidades por internet si no hay una tienda cercana (pregunta si te lo pueden enviar en embalajes de cartón) y elabora tus propios productos vegetales: leche, yogures, quesos y mantecas.

Puedes usar como contenedores jarras Mason (son de cristal y llevan una tapa de rosca), tápers y botellas de cristal, tapas de silicona ajustables y fiambreras de metal acumulables.

Artículo relacionado

cocina aprovechamiento

Cocina de aprovechamiento: 6 trucos para que nada sobre

  • Emplea tablas de cortar de madera o bambú.
  • Ollas, ralladores y peladores de verdura de acero inoxidable.
  • Cestas de bambú para hervir al vapor.
  • Bolsas de silicona para congelar o guardar comida.
  • En vez de botes o bolsitas de plantas aromáticas, compra plantitas vivas o siémbralas en macetas compostables.
  • Descarta para siempre los estropajos de poliéster o poliamida (verdes y amarillos, tan habituales en todas las casas). Sustitúyelos por estropajos de lufa o yute, vegetales 100% y compostables. El único inconveniente es acordarse de colgarlos para que se sequen y no enmohezcan. Rebuscando en internet también los encuentras de algodón con un triple núcleo de franela y una cara de arpillera, más eficaz con la suciedad.
  • Haz tu propio rollo de "no papel" de cocina. Ten muchos trozos de tela y paños en la cocina acumulados para no echar de menos el papel de cocina a la hora de secar sartenes o cuando se derrama un líquido. Si eres manitas, haz tu propio rollo de cocina reutilizable con tela y toallas viejas de algodón (con una cara de rizo, que absorbe más). Cose alrededor velcro o corchetes y haz un rollo tal y como sugiere la bloguera y costurera Sabra Gubler.
  • Parece indispensable sustituir el film plástico, pero no lo es en absoluto. Reemplázalo por telas tratadas con cera vegetal y resinas de árboles, que se adaptan a la forma deseada y cuando se estropean son compostables.
  • Usa tapas de silicona o platos para cubrir los cuencos con comida que guardas en la nevera.
  • Con las cafeteras Chemex ahorras envases y electricidad. Las de émbolo no necesitan ni siquiera filtro de papel.

Artículo relacionado

Bolsa red frutas

5 maneras de consumir menos alimentos envasados

6. Limpieza del hogar

El kit "anti-usar-y-tirar" para limpiar el hogar que sugiere Ally Vispo se compone de:

  • Escobas de fibras vegetales con palos de madera.
  • Palas y cubos de acero inoxidable o hierro zincado.
  • Fregonas con palos de madera y tiras trenzadas de camisetas viejas.
  • Mopa de algodón (se puede hacer una funda de ganchillo).
  • Cepillos de madera con cerdas de cactus para fregar platos.
  • Aspiradoras sin bolsa.
  • Trapos hechos con ropa vieja.

Artículo relacionado

Productos de limpieza tóxicos

6 ingredientes tóxicos ocultos en tus productos de limpieza

Ya hay muchas tiendas que venden a granel y ecológicos los detergentes más básicos (multiusos, jabón para platos, para WC, para ropa o para suelos).

Puedes hacerlos tú mismo con fórmulas inocuas. En internet encuentras muchas recetas que usan solo bicarbonato, limón, vinagre, agua oxigenada y aceites esenciales.

  • El vinagre blanco destilado sirve para limpiar superficies. Friegasuelos eco (3/4 partes de agua mezcladas con 1/4 de vinagre blanco destilado).
  • El bicarbonato para limpiar el horno o desinfectar el wc.
  • El vodka para los cristales de las ventanas o desodorizar zapatos (vaporizando el interior).
  • Las nueces de jabón (del árbol Sapindus mukorossi, originario de India y Nepal) para lavar la ropa. Son suficientes 4-6 para una lavadora de cinco kilos.
  • Otro producto es Terra Wash, que contiene magnesio purificado y se vende en saquitos que duran hasta un año.
  • Y con jabón de Marsella (400 g), carbonato sódico (180 g), bicarbonato (180 g) y aceites esenciales puedes hacer tu detergente.

Artículo relacionado

Limpieza con productos caseros

Limpieza con productos caseros

7. Higiene y cosmética

Muchos productos de higiene que ni te imaginas incorporan microesferas plásticas que llegan al mar y envenenan la fauna: pasta de dientes, exfoliantes y algunos geles de baño y detergentes. Evita los productos que llevan plástico oculto.

El champú, ¿es necesario? El movimiento No Poo ("sin champú") invita a experimentar fórmulas caseras efectivas para tu pelo que puedes hacer tú mismo para evitar los envases de plástico: bicarbonato de sodio (base débil) con vinagre de manzana (ácido débil) para eliminar suciedad.

La marca Lush comercializa champús sólidos sin envoltorios. Solo tienes que comprar una lata inicialmente y luego llevarla para reponer tu champú.

El jabón sólido dura mucho más que el líquido y puedes encontrarlo a granel, en mercadillos, envuelto solo en papel o en latas. En el peor de los casos, si el producto que necesitas viene en botes de plástico, compra mejor uno de 1 litro que varios de 250 ml.

Artículo relacionado

champús naturales

Champús naturales: evita los derivados del petróleo

Set básico de baño:

  • Peines de púas de bambú.
  • Cepillos de dientes de bambú con cerdas vegetales (cuidado, algunos usan cerdas animales).
  • Maquinillas de acero con cuchillas de repuesto.
  • Bastoncillos para las orejas de bambú (tipo "oriculi").
  • Pasta de diente sólida en lata.

Las compresas tardan 500 años en desaparecer de los vertederos. Reemplázalas por:

  • Compresas y salvaeslips reutilizables de algodón.
  • Braguitas menstruales.
  • Copas menstruales. Son muy cómodas, se limpian con agua y jabón, se esterilizan una vez al mes, cuestan tan solo unos 20€ y duran hasta 10 años.

Artículo relacionado

Cómo se formulan los cosméticos - Blog Belleza desde la ráiz

¿Cómo se formula un cosmético?

8. Ropa duradera

La moda es responsable del 10% de todas las emisiones de CO2. En España se tiran 325.000 toneladas de ropa al año. Alargando su vida útil dos años se reducen emisiones en un 24%, según Greenpeace. Por ello, aprende a arreglar tu ropa o llévala a una costurera para transformarla.

Usa apps de venta entre particulares como Wallapop. Ally Vispo recomienda mercadillos online como Chicfy, Vestiaire Collective (para fans de las marcas) o Depop. Y no descartes intercambiar ropa con amigos para disfrutar las novedades.

Artículo relacionado

moda-ecologica

Sobran razones para elegir ropa ecológica

9. Celebraciones

Intenta hacer regalos útiles. Elige experiencias, infórmate sobre lo que necesita tu amigo para no regalar cosas inútiles, busca objetos exclusivos en tiendas de segunda mano, hazle algo artesano (un pastel o un jabón) o decántate por un regalo digital (un libro o música en MP3).

Puedes envolverlos en cajas de zapatos, de cereales o de galletas, redecoradas. Y descubre el Furoshiki: una tela cuadrada, reutilizable, que se anuda de mil formas.

En una celebración, un zerowaster tiene mucho que decir. Por ejemplo, en una boda, en vez de tirar arroz a los novios, lanza alpiste (que comerán los pájaros), como sugiere Ally Vispo, o haz confeti con hojas secas de árboles y una perforadora.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?