Estuvimos en...

Slow spa: relax vegano en Barcelona

Yvette Moya-Angeler

Un centro de inspiración asiática ofrece en Barcelona tratamientos relajantes aplicados con cosmética vegana.

La luz declinante de la tarde acaricia el alcornoque seco que, a modo de escultura, preside la entrada del Slow Spa en la calle Consell de Cent de Barcelona. Su naturaleza serena es toda una declaración de intenciones del centro, que se abre en mitad del ruidoso Eixample como un espacio de paz.

Este es un proyecto de Javier Espasa, quien a raíz de sus numerosos viajes al sudeste asiático acarició la idea de crear en la ciudad condal un spa premium, "no de lujo", a la manera de los que había visto en los grandes hoteles de Hong Kong y Singapur.

Artículo relacionado

Guía vegana de España

Guía vegana: 100 establecimientos veggie imprescindibles

Señas de identidad

Cinco años de trabajo han fructificado ahora en la apertura de Slow Spa, donde nos recibe para enseñarnos los detalles que tanto ha cuidado: una puerta de madera tallada traída de Bali, cestos vietnamitas convertidos en lámparas o también las duchas accesibles de las amplias cabinas de las que dispone el centro, que cuenta con 450 m2.

A la singularidad del espacio se suma que los productos cosméticos usados en los tratamientos y rituales son veganos e incorporan activos orgánicos. Todos ellos están libres de parabenos, sulfatos, pegs y aceites minerales.

La carta de tratamientos incluye el Turkish Bath Foam Massage, el masaje tradicional turco con espuma, difícil de encontrar en nuestro país, y el masaje Thai tradicional practicado con pies. Otra opción original son los packs. Proponen, por ejemplo, una sesión de yoga seguida de un masaje.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?