Cuida el planeta

11 opciones para un consumo eco-responsable

Brenda Chavez

Puedes ahorrar dinero y recursos naturales con un mejor control de los consumos personales y en el hogar. Aquí te facilitamos la información para conseguirlo.

Como apunta Global Footprint, hoy demandamos 1,7 planetas Tierra en recursos naturales; es decir, consumimos y producimos por encima de la capacidad del planeta para renovarse. En 2030, según WWF, serán dos Tierras, y en 2050, casi tres.

Afortunadamente, existe una cultura de bajo impacto que no está reñida con la estética, el placer ni la comodidad, donde "menos es más". Un estilo de vida que no implica imponerse restricciones fanáticas.

Artículo relacionado

Alimentación más sostenible con alimentos vegetales

El cambio en tu dieta que más protege al planeta

Reduce tu huella ecológica con pequeños gestos

Existen hábitos que pueden ayudar a reducir tu impacto en el planeta. Son fáciles y sencillos. Dale un respiro al planeta y ayuda a reducir tu impacto.

1. Cocina con eficiencia

  • Usa el tamaño del recipiente adecuado respecto al fuego; el más pequeño posible ahorra un 40% de la energía. Además, tapar las ollas ahorra dos terceras partes de la energía. También conviene aprovechar el calor residual de la cocina, el horno o la vitrocerámica.
  • Si usas el horno, no abras la puerta a menos que sea imprescindible, pues se pierde la cuarta parte del calor.
  • Cocinar al vapor, en ollas a presión (o similares) y a la plancha es más sostenible.

Artículo relacionado

Batch cooking

Batch cooking: cocina más para cocinar menos

2. Lava la ropa con menos impacto

Usa la lavadora llena, con agua fría o por debajo de 40º, pasa del prelavado (ahorra un 75% de agua), deja secar la ropa al aire y plancha solo si es necesario.

3. Al lavar los platos

  • Usa detergentes ecológicos.
  • Si es a máquina, limpia los filtros, usa programas económicos cortos y de menor temperatura.
  • Si es a mano, usa una cubeta para el detergente, otra de agua y no mantengas el grifo abierto.

Artículo relacionado

Renueva tus utensilios de cocina

Revisa tus utensilios de cocina. ¿Toca cambiarlos?

4. Al usar el frigorífico

  • Mantenlo limpio detrás y por debajo, sin colocarlo cerca de fuentes de calor (horno, micro, luz…).
  • Comprueba que las puertas cierran herméticamente.
  • Gradúalo a entre 3 y 5 ºC (ahorra un 15-17% de energía)
  • Abre las puertas lo menos posible y no introduzcas comida caliente.
  • Si esta medio vacío mete recipientes con agua porque ahorra energía: el aire no retiene el frío, pero los alimentos y bebidas, sí.
  • Descongela la comida en la nevera ya que consume menos y se cocina mejor.

5. Consumo consciente

Decántate por productos naturales, locales, de temporada y sostenibles, ya sean alimentos, moda, cosmética…

Y no olvides las célebres tres erres: reutilizar, recuperar y reciclar.

Artículo relacionado

Comprar a granel

Comprar a granel: nostalgia llena de razones

6. Evita los procesados

Opta por alimentos frescos, de temporada y, a ser posible, agroecológicos. Los procesados, además de no ser saludables, requieren un consumo desproporcionadamente alto de energía, recursos y agua para cultivar las materias primas, enviarlas a procesar, elaborarlas, empaquetarlas y distribuirlas.

Por ejemplo, la producción de 1 kg de chocolate requiere 17.000 litros de agua.

7. Servicios en lugar de bienes

Los consumidores de la Unión Europea gastan el 13% de su presupuesto familiar en productos manufacturados. Si el consumidor medio pasase a gastar ese dinero en servicios, se reduciría cerca del 12% de la actual huella de carbono en los hogares europeos.

Los investigadores indican que, en cualquier actividad, entre comprar un producto o utilizar un servicio (en lugar de comprar, alquilar), lo segundo tendrá menos impacto medioambiental.

Artículo relacionado

Alimentos procesados sanos

¿Procesados saludables? Sí, si sabes reconocerlos

8. Prescinde del coche

El coche es el bien más contaminante que podemos poseer los "no ricos" (para un millonario es un jet privado). La mayoría de vehículos todavía se mueven por combustibles fósiles, aunque hay opciones eléctricas e híbridas.

Por eso, cogerlo solo cuando es imprescindible, compartirlo, y familiarizarse con los servicios de carsharing y carpooling, sobre todo si son opciones eléctricas o híbridas, es lo mejor para reducir la huella.

9. Practica la movilidad activa

Desplázate a pie o en bicicleta, pues favorece la salud física y mental, y es la forma de movilidad más sostenible y natural que poseemos. Junto con el transporte público, es la estrategia ganadora en eficiencia medioambiental.

Artículo relacionado

Alimentos ecologicos

Reduce tu mochila tóxica con alimentos eco

10. Más trenes, menos aviones

El avión es el medio colectivo más contaminante que podemos utilizar, y sus emisiones quedan en una capa de la atmósfera donde resultan muy perjudiciales.

Si puedes, desplázate en tren.

11. Contrata energías renovables

Las energías solar, eólica y geotérmica son las más limpias para el planeta y las más saludables. Afortunadamente hay un montón de pymes y cooperativas en las que contratarlas: Som Energia, La Corriente, Hola, Lucera, Goiener, Zencer, Nosa Enerxia, Gesternova

Además conviene aislar bien las casas y las oficinas con soluciones de bioconstrucción y pasivas (de consumo casi cero) para minimizar la calefacción y el aire acondicionado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?