huerto familiar

Cultiva tus alimentos

Un huerto familiar cabe en 10 metros cuadrados

Si tienes o puedes acceder a un pequeño terreno, puedes crear un huerto que te proporcionará alimentos para toda la familia. Aquí tienes algunas ideas de cómo organizarlo.

José T. Gállego

En una simple maceta se pueden cultivar tomates, calabacines o lechugas. Pero si dispones de un pequeño terreno, puedes plantearte crear un huerto mucho más productivo y con mayor variedad de hortalizas de las que se pueden mantener en un pequeño balcón.

Las principales ventajas de sembrar en el suelo son que el huerto produce mucho más y atenderlo resulta muy sencillo, ya que las raíces pueden extenderse libremente en busca de agua y nutrientes; por eso requieren menos riegos y cuidados.

La mitad de las verduras que necesita una familia media

Si queremos un huerto capaz de producir todas las hortalizas que consume una familia –incluyendo patatas, que necesitan mucho espacio– y tener excedentes con los que hacer conservas para el invierno, necesitaremos un terreno de entre 100 y 200 m2, algo que no está al alcance de la mayoría, ni por espacio ni por dedicación.

Sin embargo, con solo 10 metros cuadrados se puede sembrar un huerto bastante completo del que obtener, al menos durante la primavera y el verano, la mitad o más de las verduras que consume una familia media y que no requerirá más que un par de horas semanales de atención.

Para lograr buenos resultados, convendrá abonar durante el invierno, esparciendo una capa de compost sobre la tierra para mantener su fertilidad año tras año.

Pero aparte de eso solo requerirá unos cuidados sencillos, pues bastará con sembrar, regar moderadamente y a menudo, quitar las malas hierbas y recolectar las verduras conforme vayan madurando.

Qué puedes plantar en 10 metros cuadrados

Puedes plantar lo que te guste, teniendo en cuenta la zona donde vives y las posibilidades del terreno. Pero un buen huerto familiar puede acoger, en 10 m cuadrados, las siguientes plantas:

  • 1 mata de calabacines
  • 2 de pimientos
  • 2 berenjenas
  • 3 o 4 acelgas
  • 4 de judías verdes
  • 4 de coles
  • 6 tomateras
  • 12 lechugas
  • 45 cebollas

Y aún quedarán huecos para rabanitos, fresas, zanahorias y alguna otra hortaliza de pequeño tamaño.

Con unos pocos metros cuadrados más podrías añadir algunas matas de maíz dulce y de girasol, además de una calabaza y algunas espinacas, remolachas o apios.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?