tiburon-pesca-masiva-alerta-sharkwater

Documental

Sharkwater, el documental que alerta de la pesca masiva de tiburones

En los últimos 30 años su comercio ha diezmado un 90% la población de tiburones, indispensable para el equilibrio del ecosistema marino.

Ana Montes

En el mundo se matan 150 millones de tiburones al año pero nadie sabe dónde van a parar 80 millones de estos grandes predadores marinos capturados. En solo 30 años su comercio legal e ilegal, que mueve cifras multimillonarias y el interés de las mafias especializadas, ha diezmado un 90% la población de tiburones. Es un animal que puede tardar hasta 40 años en alcanzar su madurez sexual.

La captura de tiburones para cortarles las aletas –muy valoradas en Oriente para hacer sopa– y volver a arrojarlos al mar es hoy una práctica prohibida pero ha sido la causa principal de su esquilma en los mares. Y aunque el 28% de las especies de escualos ya están en peligro de extinción, como el tiburón martillo, no está prohibido exportar aletas que provienen de su pesca legal. Así, la matanza continúa.

Rob Stewart denunció ya en 2007 las mafias de captura de aletas

"Pero esto la gente no lo sabe", explica el biólogo, fotógrafo y realizador Rob Stewart en su documental Sharkwater Exctintion, proyectado durante el ciclo Another Day en las ocho salas de la cadena MK2/Cinesur de España. Gracias a su primer documental en 2007, el cineasta canadiense consiguió que en Costa Rica se prohibiera esta práctica fraudulenta.

La matanza de tiburones influye en el equilibrio marino y de la Tierra

La matanza de esta especie es un problema ecológico más grave de lo que parece. Al ser el mayor predador de mares y océanos contribuye al equilibrio del ecosistema marino para que la masa de agua de la Tierra siga siendo nuestra principal fuente de oxígeno.

Esto es aún más importante cuando el aumento de CO2 es una de las alertas de la crisis climática y deberíamos propiciar formas de combatirlo y de aportar oxígeno a la atmósfera. Por eso, si dañamos este ecosistema, dañamos el resto del planeta.

Beneficios de la venta de las aletas y de su carne

El comercio de las aletas de tiburón constituye la mitad de los beneficios que proporciona el escualo pero se trata una razón muy poderosas porque por medio kilo de aletas se llega a pagar 200 dólares, aunque provengan de ejemplares bebés.

La otra mitad proviene de la venta de su carne blanca, muy similar a la de otros pescados como el mero y el pez espada, que en España a menudo nos venden como tales sin serlo.

Además, nuestra tradición culinaria incluye en su recetario especies de tiburones nacionales arraigadas como el cazón y el marrajo.

El tiburón es el ingrediente oculto de muchos productos

La nocividad de la carne de tiburón, que es una fuente elevada de plomo, mercurio y neurotoxinas, "debería servir para que el consumidor tome conciencia" y evite consumirlo o limite su ingesta, propone en la cinta Rod Stewart, quien murió por hipoxia en la última inmersión que hizo al término de su documental.

Sin embargo, consumimos más tiburón del que creemos. Está presente en comida para animales, fertilizantes, colágeno marino y cosméticos. Para buscarlo en la lista de ingredientes de las etiquetas hay que hacerlo por su nombre en latín (hay más de 100 especies). Si el producto está certificado como vegano no llevará ingredientes de origen animal.

España es el segundo mayor exportador mundial de escualos

España es el tercer país del mundo que más capturas de tiburón hace y el segundo mayor exportador mundial. El mar Mediterráneo es el hábitat de la mitad de estas especies de escualos y el tiburón azul, el que más se captura en nuestros caladeros porque es el que pone más huevos, lo que justificaría que hubiera más pesca.

No obstante, también en España se comete fraude con el tiburón. Y muchos ejemplares mueren "por captura accidental" en las redes al quedar atrapados o mientras se intenta pescar otras especies, razón por la cual son arrojados de nuevo al mar como descarte.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?