Turismo consciente

Turismo sostenible

Viajar con conciencia y sin dejar "huella"

Para desconectar y conocer mundo, nada mejor para ti y para el planeta que planificar el viaje y tus vacaciones con una mirada ecológica y sostenible.

Paula González

En 2017, 1.322 millones de turistas internacionales (visitantes que pernoctan) se movieron por todo el mundo, según el último Barómetro OMT (Organización Mundial del Turismo).

¿Alcanzamos a comprender la huella que este movimiento de personas produce en el planeta? ¿Hay alguna forma de ser responsables cuando viajamos?

Las claves para viajar de forma sostenible

Hace 12 años que se celebra el Día Internacional del Turismo Responsable cada 8 de noviembre, promovido por World Travel Market y la OMT. Pero, ¿en qué consiste viajar de forma responsable?

Según el Centro Español de Turismo Responsable, entre los valores del turismo sostenible se encuentran: "La solidaridad internacional, la visión global de los problemas, la generación de negocios locales sostenibles, el enfoque de género, el comercio justo y la atención a la diversidad".

La ONU entiende la sostenibilidad como "un viaje continuo". Y es que son muchos los motivos que tenemos para viajar: conocer nuevas culturas, descansar y desconectar de nuestra rutina, aprovechar nuestro tiempo para hacer voluntariado…

Pero muchas más son las razones para minimizar nuestra huella negativa en el planeta y maximizar el impacto positivo que podemos tener.

Vigila tu huella de carbono

El escritor Henry Miller decía que "nuestro destino no es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas".

En 2017, el periódico El País publicaba una infografía basada en un estudio de Environmental Research Letters. Decía que, si queremos reducir la huella ecológica, además de tener un hijo menos o vivir sin coche, deberíamos evitar el avión, la tercera causa de emisiones de CO2.

Elige opciones más sostenibles

Podemos paliar esto haciendo turismo de interior y utilizando el transporte público, cicloturismo por Europa o planificando mejor nuestros viajes para tener que hacer las menos escalas posibles.

Otro pequeño gesto poderoso son los peregrinajes a pie o en bici. Podemos hacer el Camino de Santiago o descubrir todas las Vías Verdes que hay en nuestro país.

O seguir una dieta vegetal: podemos buscar hoteles veganos y ecológicos.

Infórmate antes de viajar y apoya a quienes lo hacen bien

También podemos ponernos en contacto con fundaciones locales de los sitios a los que tenemos planeado visitar. Por ejemplo, en Punta Cana (República Dominicana) trabaja la Fundación Ecológica Punta Cana, que busca equilibrar las actividades turísticas y el desarrollo económico, a la vez que protege la fauna y flora. Ellos sabrán aconsejarnos bien de qué actividades son las más adecuadas para la estación del año.

Aprovechar las vacaciones para desconectar del estrés diario también contribuye a la sostenibilidad si apoyamos proyectos responsables o solidarios.

Lo más saludable también es ecológico

Y las vacaciones que más nos ayudan a desconectar son aquellas que mantienen la mente en el presente. Esto difiere según las personas, pero está demostrado que pasar tiempo en la naturaleza o practicar el japonés shinrin yoku, o baños de bosque, rebaja considerablemente nuestros niveles de estrés.

También puede ser un buen momento para probar actividades saludables como un retiro de yoga, unas clases de escalada en la montaña o el ejercicio de nadar en mares y lagos.

Ten en cuenta a tus compañeros de planeta

Otra motivación importante es conocer al resto de especies que pueblan el mundo.

Sin embargo, hay mafias que trafican con animales, espectáculos crueles, falsos santuarios y reservas cuyo único fin real es hacer dinero. Por eso, ante la duda, es mejor visitar la web de la Fundación para el Asesoramiento y Acción de Defensa de los Animales (faada.org), donde dan muchísimas ideas para hacer un voluntariado en un santuario de animales o realizar avistamientos con compañías que sí que protegen la fauna y la flora local.

Próxima parada: el paraíso

Santuarios animales

Próxima parada: el paraíso

Ante la duda, lo mejor es escribirles un correo y asegurarnos bien de que sabemos el tipo de trabajo que realizan en el sitio al que vamos.

Viajar de forma "vegan friendly"

Con el auge del veganismo como movimiento que no conoce fronteras son cada día más las personas que quieren visitar otros lugares del mundo sin renunciar, por ello, a su parte ética y a sus costumbres más saludables. Además, es una opción que minimiza la huella que deja.

Si eliges esta opción, haz una buena previsión del sitio al que vas: por ejemplo, ¿necesitarás traducción? The Vegan Society sacó una app que traduce a 79 idiomas qué alimentos puedes comer y cuáles no: la app The Vegan Passport. Cuesta 4,95 libras (5,5 euros).

La app gratuita de Happy Cow también te será de mucha ayuda: clasifica los sitios por opciones veganas y vegetarianas. Es colaborativa, así que sube tus fotos del local y de la comida, y tu valoración para ayudar a otros usuarios.

No te olvides de descargar antes los mapas con los lugares y quizá el transporte para llegar a ellos, por si no tienes acceso a internet en algún momento.

Te puedes alojar en un hotel vegano. La web veggie-hotels.com te da toda la lista mundial y en nuestra web tienes una lista de hoteles y alojamientos nacionales que son vegan friendly.

6 iniciativas que dejan huella en ti

Todas estas propuestas cuentan con el aval de organizaciones animalistas o ecologistas:

Orfanato para elefantes en Kenya

La fundación David Sheldrick rescata animales desde hace más de 40 años. En el Parque Nacional de Nairobi, se puede visitar uno de estos orfanatos y conocer a los que cuidan con devoción a los elefantes.

Naturaleza salvaje en Alaska

Hacer kayak por los impresionantes ríos de Alaska, seguir huellas de osos o hacer un pequeño crucero para ver ballenas en libertad en Glacier Bay, de junio a septiembre, cuando comienzan su migración.

Paseos terapéuticos

En Cataluña, la asociación Selvans y la Universitat de Girona promueven itinerarios en una red de bosques en los que perdernos, renovar nuestras fuerzas y mejorar la salud. Los precios varían desde los 5 a los 50 €.

Escala en Yosemite

Los pioneros escalaron sin vías marcadas la impresionante montaña de El Capitán, en Yosemite. Hoy, la escalada deportiva es un deporte seguro, ecológico y divertido con el que ponerse a prueba. No te pierdas las grandes secuoyas.

El paraíso vegano

Villa Vegana, en Selva (Mallorca), tiene todas las comodidades para descansar y pasar unos días de ensueño. Su restaurante es uno de los mejores, y adapta la carta para personas con intolerancias. Date un chapuzón en su piscina.

Yoga en Goa

Es la actividad idónea para eliminar el estrés acumulado y encontrar una nueva manera de vivir y sentir tu cuerpo. Vivir el aquí y el ahora mientras exploras los rincones más bellos de la India, puede ser uno de los mejores regalos de tu vida.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?